Solo 18 de los 1.115 nacidos en Asturias desde junio tienen primero el apellido materno

Alejandro García y Patricia Mori, con su pequeña María Mori García, que nació el pasado 3 de julio en Avilés, en brazos./PATRICIA BREGÓN
Alejandro García y Patricia Mori, con su pequeña María Mori García, que nació el pasado 3 de julio en Avilés, en brazos. / PATRICIA BREGÓN

En julio, primer mes tras la reforma legal, fueron inscritos 35.583 bebés en España y solo 193 familias eligieron primar la saga materna

A. B.

Pese a que en España hace un mes que ya es posible elegir con total libertad el orden de los apellidos del recién nacido, la gran mayoría de los progenitores que acudieron al registro mantuvieron el del padre en primer lugar. Según datos del Ministerio de Justicia, de los 35.583 recién nacidos inscritos durante el pasado julio –primer mes tras la entrada en vigor de la reforma de la ley del Registro Civil–, solo los padres de 193 bebés (0,5%) optaron por poner tras el nombre de pila del bebé el apellido materno.

La reforma se hizo para terminar con una discriminación. Desde 2000 se permite dar preferencia al apellido de la madre, pero en los casos que no había acuerdo entre los progenitores se inscribía el apellido paterno por delante. Ahora nadie tiene preferencia y decide el registrador con criterios objetivos o con un sorteo.

Sin embargo, el dato de los 193 inscritos con el apellido de la madre en julio contrasta con lo ocurrido durante el mes anterior –aún sin haber entrado en vigor la reforma legal–, cuando a 320 de los 36.420 recién nacidos se les antepuso el apellido materno.

El primer caso es el de la avilesina María Mori García

El primer caso en Asturias en el que se aplicó la nueva normativa fue el de la avilesina María Mori García , que nació con casi un mes de antelación al calendario que sus padres, Patricia Mori y Alejandro García, tenían previsto. La norma había entrado en vigor el 1 de julio, y María nació el 3, con lo que sus padres fueron los primeros en pedir su aplicación. Fue fruto de un rápido consenso entre ambos, que optaron por el apellido materno, Mori, como primero. La madre, Patricia, indicó que «yo estoy encantada, pero es algo que no me quita el sueño», y puede que el comentario de la matrona, medio en broma y optando por el más sonoro Mori, ayudase a decidir hacia dónde se inclinó el fiel de la balanza. Lo que ambos ratifican es que la decisión fue por mutuo acuerdo.

Asturias es una de las regiones en las que se mantiene esa tradición. En julio, solo doce de los 573 bebés nacidos se registraron con el apellido de la madre, mientras que en junio fueron seis de un total de 542 nacimientos. En total, 18 padres optaron por el cambio de entre 1.115.

El plazo para inscribir a un recién nacido en el Registro Civil es de ocho días, que se pueden ampliar a 30 por causas justificadas. Lo que muchos ciudadanos ignoraban es que desde el año 2000 es posible inscribir a los recién nacidos con el apellido materno por delante, siempre y cuando los padres presenten en el registro un escrito en el que expresan su mutuo acuerdo. Desde entonces, más de 20.000 pequeños han sido registrados de esta manera.

En todo caso, la reciente reforma del Reglamento del Registro Civil advierte de que el nombre y apellidos de un extranjero se rigen por la ley de su país de origen. Y es que, el nacimiento en territorio español de un hijo de ciudadanos de otro país no supone que este tenga nacionalidad española, porque prevalece la de los padres.

Leyes de otros países

La reforma especifica que los ciudadanos extranjeros que residen en España no pueden beneficiarse del cambio y que, en todo caso, se les aplicará la normativa que exista en su país de origen. Incluso, como ocurre en los países del Magreb, los recién nacidos solo son inscritos con el apellido del padre. Similar es el caso de los países anglosajones, donde solo se inscribe con un apellido, generalmente el del padre.

Otro de los aspectos de la reforma es que los inscritos, una vez alcanzada la mayoría de edad, pueden cambiar el orden de los apellidos sin tener que consultar con sus progenitores. Incluso pueden decidir cambiarse el nombre y los apellidos optando por los dos del padre o los dos de la madre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos