Sorpresa de la Guardia Civil ante un peligroso truco para el cinturón de seguridad

Los agentes pararon a un conductor y no se creían lo que había ideado

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Puede parecer que la Guardia Civil de tráfico está más que habituada a ver toda clase de situaciones cuando para a los conductores en carretera pero siempre surge alguna originalidad que sorprende a los agentes.

El último de esos rocambolescos actos, según informa La Voz de Galicia, la protagoniza un conductor de Lugo al que dio el alto la Benemérita y que había ideado un peligroso sistema para que no le apretase el cinturón de seguridad.

El hombre, que circulaba por la carretera que une Rábade con Cospeito, llevaba un grueso alambre de acero, doblado por los extremos y enganchado, de un lado al cinturón de seguridad y, del otro, a la manilla interior de la puerta. El susodicho explicó a los agentes que no conducía cómodo y por ello creo el artilugio en cuestión.

Los agentes aseguran que el invento era «un peligro grave en caso de accidente, puesto que un metal rígido podría convertirse en un arma punzante y clavarse en el cuerpo del conductor y ocasionarle graves heridas».

Fotos

Vídeos