El Comercio

Fallece electrocutado un empleado foral cuando retiraba un nido de avispa asiática en Bilbao

La Policía y Ertzaintza se llevan el cuerpo.
La Policía y Ertzaintza se llevan el cuerpo. / Luis Calabor
  • El operario, de 33 años, ha muerto en el acto y su cadáver ha sido trasladado al Instituto Anatómico Forense para practicarle la autopsia

La avispa asiática se ha cobrado su primera víctima mortal en Bizkaia. Un vecino de Sodupe de 33 años, A. G. O, empleado de la empresa foral Basalan murió este jueves electrocutado cuando intentaba retirar un nido en el barrio de La Magdalena de Erandio, en Bilbao. En el momento del accidente, el operario se encontraba apoyado en sus labores por un compañero de trabajo, que no dudó en practicarle maniobras de resucitación cardiopulmonar con el objetivo de devolverle el pulso. Todos sus esfuerzos por devolverle la vida resultaron, sin embargo, inútiles.

El accidente se produjo sobre las dos de la tarde, poco después de que Basalan, una empresa especializada en trabajos forestales y de conservación de la naturaleza, recibiera un aviso de la existencia de un nido de avispa velutina en Erandio. Según ha podido saber EL CORREO, el joven A. G. O. portaba para las labores de fumigación una vara de fibra de vidrio, un instrumento que se utiliza para introducir en el avispero el veneno que lo destruye. Al parecer, la caña golpeó por accidente con un cable de alta tensión, lo que facilitó que se produjera, mediante un arco voltaíco, una descarga eléctrica que acabó con la vida del operario.

Al lugar del siniestro acudieron dos ambulancias y otras tantas patrullas de la Ertzaintza y Policía Municipal, que no pudieron hacer nada por salvar la vida del afectado. Para entonces, su compañero de trabajo, llevaba un rato intentando lo imposible mediante la aplicación a la víctima de técnicas tanto de masaje cardiaco como de respiración artificial.

El sindicato ELA, mayoritario en la Diputación vizcaína, responsabilizó ayer a la institución foral del accidente, que -según dijo-es «consecuencia directa de los recortes que están imponiendo las distintas administraciones públicas. Las empresas priorizan su beneficio económico inmediato frente a cualquier otro aspecto, poniendo en riesgo la salud y la vida del conjunto de los trabajadores», acusó la central sindical, que consideró el siniestro como «más grave si cabe» por haber «ocurrido en una empresa pública». En términos similares, se expresó el sindicato LAB. La Diputación, por su parte, se limitó a confirmar el suceso y adelantó que no se pronunciaría sobre lo sucedido hasta que se conozca el informe definitivo que elabore OSALAN, el Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laboral.

El desafío

La avispa asiática se ha convertido en los últimos años en una auténtica desafío, que ha puesto en jaque a los servicios de control de plagas, sobre todo en Cataluña y Euskadi. En Bizkaia, a donde llegó procedente de Francia a través de Gipuzkoa, las tareas se encomendaron inicialmente a los Bomberos de la Diputación, que acabaron viéndose desbordados ante el crecimiento exponencial de los nidos.

Hace apenas un año, el servicio foral de extinción de incendios se vio en la necesidad de pedir al Gobierno territorial que les liberara de esta misión. No podían más. Llegó un momento en que todas las dotaciones se encontraban a un mismo tiempo dedicadas al combate contra este insecto. Ante este panorama, la Diputación decidió que, de rutina, fuera Basalan la empresa responsable del trabajo y que los bomberos la apoyaran en los casos en que se requiriera cierta especialización. El problema de la avispa asiática es que cada ejemplar se come entre 25 y 50 abejas al día, una especie que se considera clave para el equilibrio natural.