El Comercio

Detenido por presuntos abusos sexuales a menores en un centro de acogida en Melilla

  • El hombre de 41 años cuenta con antecedentes por delitos contra la salud pública relacionados con el tráfico de drogas

La Guardia Civil ha detenido en Melilla a un hombre acusado de supuestos delitos de abusos sexuales y corrupción de menores, de los que supuestamente han sido víctimas al menos cuatro chicos acogidos en un centro para menores extranjeros, según ha informado hoy la Comandancia de la ciudad autónoma.

El detenido, de 41 años, natural de Melilla y residente en la ciudad, cuenta con antecedentes por delitos contra la salud pública relacionados con el tráfico de drogas y será puesto a disposición judicial como supuesto autor de delitos de abuso sexual, corrupción de menores y otros afines.

El instituto armado investigaba desde hace un mes a este hombre tras comprobar que circulaba en un vehículo acompañado de un menor "con el que no mantenía vínculo alguno, aduciendo esa conexión al ofrecimiento para trasladarlo u otra análoga", según la nota de la Guardia Civil.

La declaración de este menor ha permitido constatar que tanto él como otros tres chicos, acogidos en el centro melillense de La Purísima para menores varones extranjeros no acompañados, han sido víctimas supuestamente de abusos por parte de este hombre.

Local donde abusaba de ellos

"Los abordaba y tras ofrecerles drogas y alcohol, lo cual presuntamente les anulaba o disminuía su capacidad volitiva, procedía a realizarles tocamientos y otros actos de contenido sexual", según la Guardia Civil.

El hombre fue detenido ayer tras el registro de un local en una zona céntrica de la ciudad, donde presumiblemente llevaba a los menores para culminar los actos descritos, así como en dos vehículos de su propiedad, ha detallado la Comandancia.

El registro duró unos cuarenta minutos y al margen de coincidir en los detalles con la identificación física del lugar por parte de las víctimas, se recogieron algunos vestigios de interés para la causa, al igual que en los vehículos.

La Guardia Civil no descarta que haya más víctimas, por lo que mantiene abierta la investigación.