El Comercio

El pueblo de la niña muerta por coma etílico estudia medidas contra el botellón

Jóvenes de botellón.
Jóvenes de botellón. / Archivo
  • El Ayuntamiento convoca una reunión para estudiar cómo evitar que un hecho como el acontecido la semana pasada se vuelva a producir

El Ayuntamiento de San Martín de la Vega, la localidad madrileña en la que falleció una niña de 12 años tras ingerir alcohol, ha convocado una Junta Local de Seguridad para este miércoles con el objetivo de analizar cómo va la investigación y adoptar medidas contra la práctica del botellón.

Así lo ha confirmado hoy a Efe el concejal de Seguridad Ciudadana, Sergio Neira, quien ha añadido que en la reunión participarán responsables de Policía Local, Guardia Civil, Protección Civil y de la Delegación del Gobierno, así como el alcalde del municipio y los portavoces de la oposición.

El objetivo es analizar en qué momento se encuentra la investigación, si hay novedades al respecto y "estudiar cómo se incrementarán las medidas para evitar que un hecho como el acontecido la semana pasada se vuelva a producir", según Neira.

Ha añadido que entre las iniciativas que se pueden emprender figura la de aumentar la vigilancia de los policías locales como agentes de paisano "en las zonas donde se hace botellón de manera puntual".

Sobre este aspecto ha indicado que a mediados del pasado mes de octubre, antes de que ocurriera el suceso, el Consistorio recibió una autorización de la Delegación del Gobierno "para que los agentes puedan realizar determinados trabajos de paisano, entre ellos inspeccionar locales donde se venden bebidas alcohólicas".

Botellón en «casos puntuales»

De los 35 policías locales con los que cuenta el municipio ya hay algunos realizando estas tareas desde que se recibió la autorización, ha precisado. El edil responsable de Seguridad ha incidido en que "es la propia Policía Local la que siempre establece y maneja los cuadrantes de vigilancia en función de los casos puntuales de botellón que se presentan", sin necesidad de que él "tenga que autorizar nada".

Ha subrayado que "San Martín de la Vega no tiene un problema de botellón", únicamente "casos puntuales, al igual que otros municipios" y "cuando ocurren la Policía actúa con contundencia".

"Lo que no podemos controlar es un hecho aislado que se produce en un cerro a las afueras y del que no teníamos conocimiento, ya que nadie llamó a la Policía Local y los agentes se enteraron de lo ocurrido cuando la niña ya estaba en el centro de salud", ha concluido.

Jefe de la Policía Municipal no ha dimitido

El edil ha negado que el jefe de la Policía Municipal del pueblo haya presentado su dimisión tras haber recibido una negativa del Gobierno municipal de poner en marcha un protocolo contra el botellón, como publica el diario El Mundo, sino que -ha explicado- ha finalizado la situación de comisión de servicio por la que estaba en San Martín de la Vega.

"En ningún momento el jefe del cuerpo ha dimitido por presentar un plan antibotellón ni yo me he negado a ello porque no es cierto que me lo planteara", ha dicho Neira, que ha detallado que se trata de un funcionario que venía de la capital y "dejó de trabajar el pasado 1 de agosto, ya que se encontraba en San Martín en comisión de servicios solo para un año, desde noviembre de 2015 a noviembre de 2016", y por lo tanto "no ha podido dimitir".

Ha precisado que "lo que ocurre es que aún no había disfrutado de vacaciones y tenía otros días libres, por lo que desde agosto ya no trabajaba".