El Comercio

El asesino de una exconcejala del PP en Toledo asegura que actuó solo y exculpa al marido

  • El viudo de la víctima, hermano del asesino confeso, ha pasado diez meses en prisión por el crimen

José Antonio Carrión, el asesino confeso de su cuñada, Isabel Laureana Cebrián, exconcejala del PP en Quintanar de la Orden (Toledo), asegura que actuó solo y que su hermano y esposo de Isabel, Francisco Javier Carrión, es inocente. Es lo que ha trascendido de su declaración ante la jueza titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Quintanar de la Orden que se ha hecho cargo de este caso desde que el cadáver de Isabel apareciera cosido a puñaladas en los primeros días de enero de este año en su domicilio de este pueblo.

José Antonio ha sido detenido esta semana e ingresado en la cárcel de Ocaña (Toledo) a raíz de las pruebas de ADN realizadas en los cuchillos utilizados en el crimen, las mismas pruebas que a finales de octubre aceleraron la libertad de su hermano, Francisco Javier, encarcelado en esa misma prisión desde enero como único sospechoso del asesinato. "Javi está psicológicamente destrozado y todo esto ha sido un mazazo para él porque ha estado diez meses en la cárcel después de haber perdido a su mujer y de haber sufrido un linchamiento público y ahora se encuentra con que su propio hermano ha confesado el crimen", explica José Bernardino Tello, portavoz de Francisco Javier. "Ha sido una sorpresa tremenda después de todo el calvario que ha sufrido y no le encuentra explicación", indica el portavoz de Francisco Javier, que lamenta que el juzgado aún mantenga sobre él una imputación porque sospecha que pudo tener algo que ver en la muerte de su esposa.

Móvil desconocido

Francisco Javier obtuvo la libertad a finales de octubre pero después de abonar una fianza de 20.000 euros y sin que se haya sobreseído su imputación. Por el contrario, a su hermano José Antonio se le imputa un delito de asesinato con alevosía y ensañamiento. ¿Por qué acabó con la vida de su cuñada? Su declaración no lo ha aclarado aunque sí ha contado con detalle cómo mató a Isabel. En Quintanar de la Orden, de 12.000 habitantes, no se habla de otra cosa y los vecinos especulan con el móvil del crimen: asuntos económicos, celos, envidias…

El hijo Francisco Javier e Isabel, de 28 años, que reside en Valencia, ha sido otra gran víctima de este caso al quedar huérfano y ver a su padre entre rejas. Cada semana lo ha visitado en prisión, convencido de su inocencia, y "ahora es la gran ilusión de la vida de Javi", comenta José Bernardino Tello, que durante meses ha actuado de portavoz de las familias de Francisco Javier e Isabel.