El Comercio

Cae una red que estafó un millón euros a comercios 'on line' con tarjetas robadas

Imagen de la operación 'Sibeluis'.
Imagen de la operación 'Sibeluis'. / Guardia Civil
  • La operación 'Sibeluis', coordinada por el Centro Europeo de Delitos Cibernéticos de Europol, se ha saldado con quince detenidos

A más de un millón de euros asciende la cantidad defraudada por una red internacional que utilizaba tarjetas de crédito robadas (más de 6.000) para hacer compras en comercios 'on line', en una operación de la Guardia Civil y otras policías de Canadá, Finlandia y Reino Unido que se ha saldado con quince detenidos.

Se trata de la operación 'Sibeluis', coordinada por el Centro Europeo de Delitos Cibernéticos de Europol y desarrollada en España por el Grupo de Delitos Tecnológicos de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil.

Las investigaciones han puesto de manifiesto, según informa el instituto armado, que la organización tenía en su poder información de más de 6.000 tarjetas de crédito sustraídas. Información que empleó en más de 170 comercios electrónicos, a los que habrían defraudado más de un millón de euros. Tras hacer la primera compra con la información de la tarjeta de crédito, vendía sus datos a través de una web alojada en la 'deep web' (internet oculto) para fuesen reutilizadas por otros grupos criminales.

Según la Guardia Civil, este grupo era muy activo en el reclutamiento de nuevos miembros, a los que instruía proporcionándoles habilidades técnicas necesarias para poder realizar esta actividad ilícita.

'Carding'

En España, la Guardia Civil ha detenido a una persona vinculada con la red por la utilización de numeraciones de tarjetas de crédito obtenidas de forma ilícita, lo que se denomina 'carding'. De las pesquisas se ha deducido que este detenido era el encargado de chequear para la red tarjetas sustraídas, de las que obtenía los datos para distribuirlos entre miembros de la organización. En el registro practicado en su domicilio, los agentes intervinieron diversos material informático que se está analizando.

Durante el desarrollo de la operación policial, considerada por los investigadores de los distintos cuerpos que han intervenido como muy importante en la lucha contra el pago fraudulento mediante esta técnica, ha sido muy relevante el papel de Europol. La agencia europea ha facilitado información sobre organizaciones criminales con actividad delictiva similar, ha elaborado informes sobre la red desmantelada y ha organizado las reuniones operativas entre las distintas policías.

Además del grupo de la UCO, han participado la Oficina Nacional Finlandesa de Investigación, la Unidad Británica de Delitos Cibernéticos de West Midlands y la Real Policía Montada de Canadá.