Una bochornosa cita de Tinder no apta para pudorosos

La joven, atrapada entre los cristales, en una foto publicada por los Bomberos en Twitter.
La joven, atrapada entre los cristales, en una foto publicada por los Bomberos en Twitter. / TWITTER.

Un incidente con el water en la casa del chico hizo que la pareja rompiese el hielo de una forma muy escatológica

M. A.

Las cita a ciega Liam Smyth, estudiante de posgrado residente en Bristol, y una joven aficionada a la gimnasa va camino de convertirse en una de las peores experiencias que ha dado de sí la aplicación de ligoteo Tinder. El encuentro, que comenzó como cualquier cita a ciegas, fue una terrible sucesión de acontecimientos propia de una comedia romántica británica. No obstante, y por desgracia para la protagonista, no se trató de una ficción y ella tuvo que ser rescatada por los bomberos en casa de él. Pero esto no es, ni mucho menos, lo peor.

El encuentro tuvo lugar el pasado 7 de agosto. Ambos habían pasado una entretenida velada con cena incluida cuando decidieron terminar la noche en casa de él con una botella de vino y una película. Una vez en el domicilio, un inoportuno apretón intestinal sorprendió a la joven, quien acudió al aseo de su cita para desahogarse. Pues bien, es en este punto del relato cuando, quienes padecen de vergüenza ajena, deberían evitar no ponerse en la piel de la protagonista, porque las heces, más grandes de lo que el water podía asumir, no desaparecían de su vista. No quiso en ese momento alertar a su pareja a quien, no olvidemos, acaba de conocer. La joven decidió entonces coger los excrementos, envolverlos en papel y lanzarlos por la ventana del baño. Pero la situación no se iba a solucionar tan fácilmente, ya que el 'paquete' se quedó atrapado en el doble cristal que tenía la venta.

Tras intentar sin suerte extraer las heces de la ventana, no le quedó más remedio que confesar lo sucedió Liam. «Llegó al salón con terror en los ojos», recuerda el estudiante en declaraciones a la BBC . Ambos decidieron entonces solucionar el problema por sus propios medios. Ya en el servicio, ella se ofreció a meterse entre los cristales para recoger las heces. Una decisión que complicaría todavía más las cosas, ya que la chica se quedó atrapada y ya fue necesaria la intervención de los bomberos para sacarla de ahí. Tuvieron que romper el cristal de la ventana para rescatar a la joven y poner fin a su bochornosa cita. Pero solo por ese día, ya que ambos jóvenes, tal y como ha afirmado Liam, siguen viéndose habitualmente. Sin duda, una vez superada esa situación juntos, la relación solo puede ir a mejor.

Fotos

Vídeos