Brutal agresión en Bilbao: «Es fuerte que te revienten a golpes porque sí»

Brutal agresión en Bilbao: un hombre de 37 años denuncia que cuatro desconocidos le dieron una paliza de madrugada en la calle Bailén
Hematoma en un ojo. / E.C.

Un hombre de 37 años denuncia que cuatro desconocidos le dieron una paliza de madrugada en la calle Bailén

AINHOA DE LAS HERAS

Iker y su amigo volvían a casa en Bilbao después de haberse liado tomando unas cañas la noche del pasado 21 de enero. Per lo que iba a ser una rutinaria quedada, acabó en una butal agresión. «Iker ale dos o tres veces al año y para una vez que se desfoga un poco...», le justifica su mujer, que se asustó mucho al abrir los ojos y verle «ensangrentado de pies a cabeza». Habló con él sobre las dos de la madrugada para advertirle de que le esperaba dormida y él le anunció: «Subimos en un rato». Según publica El Correo los dos amigos caminaban por la calle Bailén, a pocos metros de donde el 23 de diciembre fue asaltado y murió víctima de un homicidio el exfutbolista zornotzarra Ibon Urrengoetxea, ‘Urren’, a manos presuntamente de dos menores, de 13 y 16 años.

De repente, sin que les diera casi tiempo de percatarse que «les venían a zurrar» y sin que mediara pelea alguna, cuatro individuos, vestidos de oscuro, «como si fueran casi uniformados», les abordaron «por detrás» y «les noquearon», relata la compañera de una de las víctimas. Iban hablando entre ellos tranquilamente y «se encontraron con los golpes en la cara». «No les dio tiempo a reaccionar. No saben ni por qué ni cómo ni de dónde... Iker no llegó ni a ver siquiera que le estaban agrediendo».

Estos dos vecinos de Bilbao no se explican el motivo por el que unos desconocidos les atacaron de esa manera en plena noche. «Es muy fuerte que vayas por la calle y te revienten a golpes porque sí, sin hacer nada», se quejan. «Soy un padre de familia normal, un currela», repite, casi sintiéndose «culpable» de lo que le ocurrió.

La baldosa grabada en la piel

Iker mide 1,82 cm y es corpulento, pero, tras los golpes, «cayó redondo». Su acompañante recibió un puñetazo en el pómulo y también quedó inconsciente, aunque se despertó antes y tuvo tiempo de atender a su amigo, «al ver la sangre pensaba que le habían matado». Al hombre le falta un pendiente de oro, pero cree que lo perdió durante la agresión, no que se lo robaran. No les faltaba nada más. Los agresores, de los que no conocen más detalles, huyeron dejándoles tirados en medio de la calle.

Ambos acudieron al día siguiente, lunes, a presentar una denuncia por estos hechos en una comisaría de la Ertzaintza, según confirmó ayer un portavoz del Departamento de Seguridad. Incluyeron el parte de lesiones, según el cual, el herido más grave presentaba golpes en la cabeza, un ojo morado y contusiones en la zona torácica. «Tiene grabado en el costado izquierdo el dibujo de la baldosa de Bilbao», explica indignada la mujer en una de las fotografías de las heridas que ha colgado en las redes sociales.

Desde entonces, Iker está «traumatizado». Nunca antes había tenido miedo a salir a la calle, pero sufrir esta violencia gratuita le ha hecho replantearse algunas cosas. Por ejemplo, ha decidido «dejar en casa la cadena de oro que llevaba al cuello», aunque su mujer le insiste en que «no debemos dejar de hacer nuestra vida». La Ertzaintza ha abierto una investigación para intentar identificar a los autores de esta agresión, indicó Seguridad.

Temas

Bilbao

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos