Detenido el presunto asesino de la asturiana hallada en un embalse

Imagen del detenido. / Array
Imagen del detenido. / Array

El arrestado, amigo de la víctima, conserva en su móvil dos mensajes de voz que le envió, muy preocupada, antes de desaparecer

D. S. FUENTE / R. MUÑIZ / I. GÓMEZ Navia

La Guardia Civil ha detenido en Navia a un hombre como presunto autor de la muerte de Paz Fernández Borrego, cuyo cadáver apareció el martes 6 de marzo en el embalse de Arbón, en Asturias. El arrestado, que ya había prestado declaración ante los agentes, ha sido trasladado al juzgado de Instrucción de Luarca, que mantiene la investigación bajo secreto de sumario.

Se trata de Javier Ledo, de 42 años y amigo de la víctima. En su teléfono guarda las conversaciones que mantuvo con Paz Fernández el último día de la vida de este mujer, justo antes de que desapareciera. En concreto, dos mensajes de voz en los que Paz le transmitía su preocupación, en un tono de claro nerviosismo. «Javi, he quedado con un tío (en Navia), me dijo que me conocía y yo no lo conocía de nada». «Se fue, vaya chungo, y tiré 100 euros a la máquina (tragaperras). Me he quedado sin la pasta para la autocaravana, me faltan 100 euros. Vaya mal rollo». Son las palabras que contenía el primer mensaje de voz que envió Paz Fernández, enviado a las 21.28 horas del pasado martes 13 de febrero, en el que también se escucha la entrada de otros mensajes en el teléfono.

Más información

Paz Fernández acudía con cierta frecuencia a Navia y tenía dos hijos. Llegó el 13 de febrero, poco antes de la hora de comer. Acudió a la pensión donde había reservado una habitación, un hostal al que acudía por segunda vez en menos de un mes. Después, se encontró con Ledo, fue al coche y subió las maletas a la habitación. Él la invitó, primero, a comer, pero ella rechazó la propuesta. Dijo que quería ir a descansar. Hacia las cuatro, según Ledo, me preguntó si estaba dormido. Volvieron a encontrarse en el bar de la pensión, donde tomaron algo antes de ir, hacia las cinco, a otro bar de Navia, donde se les vio juntos por última vez. «Luego yo me fui a preparar la cena y sobre las nueve la llamé y no me contestó», dijo Ledo horas antes de ser detenido.

Desde ese día, un amplio dispositivo buscaba a Paz Fernández, cuyo coche apareció estacionado junto al Hospital de Jarrio. Su perro, que siempre le acompañaba, apareció vagando por las calles de Navia al día siguiente, cuando comenzó la búsqueda de la gijonesa, que se centró en la zona del pueblo de Busmargalí, donde su registró la última señal de su móvil. No obstante, no se encontró ninguna pista y fue el pasado martes cuando su cuerpo salió a flote en el embalse de Arbón.

Cronología

- En torno a las 18 horas. Se les ve juntos, tomando algo en un bar del centro de Navia.

- 21:28 horas. «Javi, he quedado con un tío, me dijo que me conocía y yo no lo conocía de nada». «Se fue, vaya chungo, y tiré 100 euros a la máquina (tragaperras). Me he quedado sin la pasta para la autocaravana», le dice ella en un audio.

- 21:42 horas. «Vaya la que hice, joder, vaya la que monté», añade en otro mensaje de voz.

- Hacia las 22 horas. Ledo afirma que invitó a Paz Fernández a cenar y que ella no acudió.

- 11:15 horas. «Hola Paz, me llama el de la pensión, que tienes el perro fuera, te estoy llamando y no sé nada de ti», le dice Ledo en un mensaje.

- 12:55 horas. «No sé nada de ti», le reitera.

- Hacia las 14 horas. Javier Ledo deja el perro en la protectora y se marcha a Gijón.

Tras declarar en la Guardia Civil, según informa El Comercio, dijo ser «consciente de que me están mirando con lupa. No me extraña nada tampoco porque fui el último supuestamente que la vio, no tengo nada que ver. Aporté todo para poder ayudar», incide Ledo, que explica que sus huellas estén en el vehículo de Paz en que la ayudó «un día a montar la silla del la niña y otro a sacar el coche de un estacionamiento ya que le funcionaba mal el cambio». También asume que la orden de alejamiento que tiene contra su exmujer, a quien amenazó de muerte, no ayuda en su defensa.

«Paz era la persona más buena del mundo, no era de jaleos ni de meterse en problemas», asegura este coañés, que afirma que ella le dijo no tener miedo ya que llevaba un espray antivioladores.

Arriba, imagen de Paz Fernández Borrego. De fondo, imagen del embalse donde fue hallado su cuerpo.
Arriba, imagen de Paz Fernández Borrego. De fondo, imagen del embalse donde fue hallado su cuerpo. / EC

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos