Las incógnitas del crimen de Susqueda

Los Mossos localizan dos cadáveres en el pantano. / EFE

Las investigaciones avanzan, aunque un mes después de la desaparición de los jóvenes del Maresme quedan todas las dudas sobre el móvil y tipo del crimen o sus autores

A. CABEZA Barcelona

El encuentro de dos cádaveres esta semana en el pantano de Susqueda (Gerona) ha supuesto un avance en la misteriosa desaparición de Marc y Paula, los veinteañeros del Maresme que se están buscando desde el pasado agosto. La investigación policial, que sigue adelante, tiene varias incógnitas en el aire.

EN CONTEXTO

- El móvil. La pareja, que tenía una relación estable desde hacía un par de años, no tenían problemas aparentes en ningún ámbito. Las investigaciones están intentando investigar si tras el doble crimen puede haber un móvil sexual y el hecho de que los jóvenes aparecieran desnudos puede alentar estas hipótesis.

- El autor. Fuentes policiales dudan de que el asesinato pudiera ser obra de tan solo una persona, dado que hay dos víctimas y que, además, se tuvo que esconder también el vehículo. Entre los posibles implicados en el caso, se ha barajado que fueran pescadores que acuden habitualmente al pantano a pescar o jóvenes que también frecuentan la zona porque allí se celebran «raves».

- Los asesinatos. Cada vez quedan menos dudas sobre ellos. A la espera del informe preeliminar de la autopsia, que está siendo dificultosa dado el mal estado en el que se encontraban los cuerpos y que confirmará oficialmente que pertenecen a Marc y Paula, se sabe que el cuerpo de la chica presenta un agujero en la cabeza, atribuible al impacto de una bala. El cadáver masculino, por su parte, presentaba también otras lesiones, como marcas en las muñecas que parecen las de ataduras. Las pruebas forenses acabarán de confirmar lo que todo apunta a una muerte violenta.

- La ubicación. Los cuerpos y también el coche fueron encontrados en un ámbito de difícil acceso del pantano. Vecinos de la zona no entienden por qué no se detectó nadie por allí ni cómo pudieron llegar al lugar en el que se encontraron.

- El coche y su contenido. Los Mossos tienen claro desde hace días que el Opel Zafira azul en el que viajaban fue hundido expresamente. De lo que no se ha tenido constancia, a pesar de los rastreos exhaustivos hechos durante más de un mes en la zona, es de la ropa y maletas que llevaban los jóvenes o de su teléfono móvil.

- Las pruebas. Los Mossos, que han contado con la ayuda de Bomberos, Guardia Civil y Policías Locales, llevan un mes de intenso rastreo y profundas investigaciones para dar con el paradero de los jóvenes y encontrar alguna pista que ayude a desengranar este crimen. Yen más de un mes no se han conseguido pruebas fehacientes que ayuden a avanzar en el caso. Más allá de saber quién y cómo estuvo implicado en el caso, queda pendiente saber cómo durante este tiempo se ha podido esconder de sus actos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos