La Policía detiene al neonazi que trató de echar a una mujer del metro de Madrid al grito de «¡Bájate, mora!»

A la izquierda, una mujer al sujeto sus insultos; a la derecha, el agresor se encara con una de sus víctimas.
A la izquierda, una mujer al sujeto sus insultos; a la derecha, el agresor se encara con una de sus víctimas. / ABC

El sujeto se vio obligado a abandonar el convoy debido a los reproches de varios pasajeros. No sin antes señalar a una de las personas atacadas, ataviada con un velo islámico, al grito de«¡No queremos moros en Madrid!»

ELCOMERCIO.ES

Parecía un viaje de Metro normal, pero derivó en una situación lamentable. La Policía Nacional ha detenido a un hombre aparentemente de ideología neonazi que amenazó verbalmente, tres días atrás, a una pareja de origen magrebí en un vagón del metro de Madarid. Según confirmaron ayer a ABC fuentes de la red del suburbano, los agentes contaban con las grabaciones de las cámaras y el relato de los testigos para identificarle y proceder a su arresto.

Los hechos se remontan a la mañana del miércoles cuando, a la altura de la estación de la línea 6 de República Argentina, el hombre comenzó a proferir todo tipo de insultos hacia sus víctimas. En actitud desafiante y ante la sorpresa inicial de los allí presentes, el sujeto se vio obligado a abandonar el convoy debido a los reproches de varios pasajeros. No sin antes señalar a una de las personas atacadas, ataviada con un velo islámico, al grito de «¡Bájate, mora!» y «¡No queremos moros en Madrid!».

Gritos hitlerianos

Por si no fuera suficiente, el agresor arremetió después contra los usuarios que salieron en defensa de la pareja -«Tú lo que tienes que hacer es irte a tu puto país», le espetó a uno de ellos, de origen suramericano-, y se marchó del andén con una bochornosa soflama -«Ojalá volviera uno con bigote y os metiera a todos en una nave. El gas lo iba a pagar yo de mi dinero ¡Hijos de puta!»- y el saludo hitleriano -«Heil Hitler»-.

El conductor, alertado por lo que estaba ocurriendo, decidió mantener parado el tren y avisar al puesto de mando, ocupado siempre por al menos un efectivo de la Policía. El destino de la pareja afectada era, precisamente, la estación de República Argentina, por lo que desde Metro se les recomendó continuar hasta la parada siguiente de Nuevos Ministerios y, desde allí, regresar de nuevo al punto deseado acompañados por un vigilante.

El trabajador de seguridad les escoltó hasta la salida de la calle, sin volver a toparse con un sujeto al que la Policía consiguió detener durante la noche de este viernes.

Fotos

Vídeos