Tres muertos en Cantabria en una colisión provocada por un kamikaze en la A-8

Uno de los coches muestra las huellas del terrible impacto. / JAVIER ROSENDO

Consternación en Los Corrales de Buelna, donde residía la joven pareja, de 26 y 24 años, y el conductor infractor, de 48 años, también fallecido

JOSÉ CARLOS ROJOSantander

La consternación ha crecido durante esta mañana de sábado tras conocerse la identidad de los fallecidos en el accidente de la noche de ayer en la A-8, cerca de la localidad cántabra de Caviedes (Valdáliga). Las víctimas eran un joven matrimonio de Los Corrales de Buelna: David Duque Alario, de 26 años, y Ana Capellín, de 24. A él, trabajador de una de las empresas del Polígono de Barros, lo conocían en la localidad por su afición bolística. Su implicación con la Peña La Rasilla era incondicional.

«Estamos impactados con lo que ha pasado», lamenta el presidente de la asociación, Francisco Ceballos. «Colaboraba con nosotros en todo y estaba muy ilusionado con los nuevos proyectos de este año». David organizaba regularmente un programa de radio relacionado con este deporte.

Ella era bien conocida en Los Corrales porque era hija de un popular zapatero del centro de la localidad. Apoyaba a su marido en la vertiente radiofónica e incluso llegó a participar como colaboradora de la radio municipal de Los Corrales de Buelna. Acababa de finalizar sus estudios en materia de asistencia social y estaba realizando sus prácticas profesionales.

El tercer fallecido, Rafael Quevedo Argumosa, de 48 años, que conducía en sentido contrario, también residía en Los Corrales.

«Mucha gente del pueblo está destrozada»

«Mucha gente en el pueblo está destrozada. Era una pareja muy joven y muy conocida en Los Corrales. Estaban recién casados», lamentó esta mañana la alcaldesa, Josefina González. «Llevamos un tiempo en que nos ha tocado sufrir muchas desgracias con muertes de gente muy joven del municipio», añadió. «Ahora lo que nos pide el cuerpo es estar con las familias y prestarles la ayuda que necesiten», concluyó emocionada.

Revisión de las cámaras

Anoche se ignoraba en qué punto accedió a la autovía el vehículo infractor. Tráfico iba a revisar las cámaras de la zona con el fin de conocer más detalles sobre este extremo, así como para determinar los kilómetros que pudo recorrer en sentido contrario y si el conductor actuó voluntariamente o no.

No es este el primer accidente con muertos en la región causado por un kamikaze. El 26 de agosto de 2016, un conductor que circulaba bajo los efectos del alcohol entró en la A-67 desde el enlace de Boo de Piélagos, circuló alrededor de diez kilómetros en dirección contraria hacia Torrelavega y provocó la muerte a la altura de Polanco de un joven de 34 años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos