Las últimas palabras del policía degollado en Madrid: «¡Ponedme algo que me desangro!»

«Gracias por todo, por como eras, nos has alegrado millones de días con tu forma de ser», destacan sus compañeros en una emotiva despedida

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

«¡Que me muero! ¡Ponedme algo que me desangro!». Fue todo lo que pudo decir Juan Ballesteros Peiró, el policía municipal de 47 años que este miércoles fue degollado en un bar del distrito de Vicálvaro (Madrid) por un hombre al que minutos antes había reprochado su conducta con varios clientes de otro local. La agresión, por la espalda y sin mediar palabra, pilló completamente desprevenido al agente que logró bajar las escaleras del local para desplomarse a sus puertas.

Ante la grave hemorragia que presentaba Ballesteros, varios testigos intentaron taparle la herida con camisas, pero todos los esfuerzos fueron en vano. Cuando llegaron los sanitarios al lugar del crimen, el funcionario estaba en parada cardiorrespiratoria, según recoge el diario ABC.

En cuanto al agresor, diagnosticado de una enfermedad mental, huyó a su vivienda, situada en las cercanías del local, desde donde llamó al 112 y confesó: «He agredido a una persona y está herida». Luego, esperó a que lo detuvieran. En ese momento llevaba una mochila con dos cuchillos de grandes dimensiones. Ninguno era el utilizado para matar al policía, que había tirado bajo un coche en su huida.

Emotiva despedida de la Policía

Juan Ballesteros Peiró frustró hace meses un atraco en un local del barrio de Vicálvaro y recibió un disparo en la cabeza con perdigones. Así lo apuntaron fuentes policiales, que han subrayado la competencia y el trabajo que la víctima ha realizado en el cuerpo durante su trayectoria profesional. "Hoy es un día duro para la Policía Municipal de Madrid. Hemos perdido a un buen amigo, una buena persona y compañero excepcional", ha escrito uno de sus compañeros en una carta que circula entre los agentes. "Gracias por todo, por como eras, nos has alegrado millones de días con tu forma de ser, te queremos y te guardaremos en nuestros corazones siempre. Cuídate mucho allá donde vas. Ha sido un orgullo patrullar a tu lado", concluye la misiva.

Más información

Fotos

Vídeos