¿Vieron los jóvenes desaparecidos en el pantano de Susqueda algo que no debían?

La investigación se centra en analizar las cámaras de la zona y el perfil del posible o posibles asesinos

EFE

¿Vieron los jóvenes desaparecidos en el pantano catalán de Susqueda (Girona) algo que no debían? Esta es la pregunta que se hacen los investigadores sobre los vecinos de Arenys de Munt y de Cabrils, Marc, de 23 años, y Paula, de 21, de los que no se no tiene noticias desde el pasado 24 de agosto, cuando se denunció su desaparición.

Este miércoles se han hallado en ese pantano los cadáveres de un hombre y una mujer que, según las primeras hipótesis, todo apunta a que son los dos jóvenes desaparecidos hace más de un mes.

En contexto

Los cuerpos, a los que todavía no se les han practicado las autopsias, fueron localizados por la Unidad Acuática de los Mossos d'Esquadra cuando uno flotaba en el agua y el otro se encontraba sobre una pared lateral.

La investigación se centra en analizar las cámaras de la zona de Susqueda y el perfil del posible o posibles asesinos. El pantano es un lugar inóspito, con casas desperdigadas muchas veces okupadas por pescadores furtivos de Europa del este. Pescadores que pertenecen a mafias organizadas en torno a la pesca ilegal.

La policía catalana está pendiente de los trabajos de identificación de los cadáveres para confirmar que se trata de los dos jóvenes, cuyo coche fue localizado hundido en el interior del pantano en agosto pasado. Los dos barceloneses estaban de vacaciones en el momento de la desaparición y tenían previsto visitar Tamariu, en Palafrugell (Girona), y el Montseny, así como hacer una excursión en un kayak, propiedad de Marc H.L., por el pantano de Susqueda.

Esa embarcación también se encontró en el agua medio desinflada en esa misma zona donde se hundió el coche, conocida como Coll Palomera, mientras que los cadáveres han aparecido junto a la entrada de agua denominada Riera de Rupit. A pesar de que los jóvenes salieron de ruta el jueves, no fue hasta la tarde del sábado cuando sus familiares, extrañados por no tener noticias de ellos, pusieron la denuncia en la Oficina de Atención al Ciudadano (OAC) de Premià de Mar.

El coche «no cayó por accidente» sino que «alguien lo empujó»

El conseller de Interior de la Generalitat de Cataluña, Joaquim Forn, confirmó que el coche encontrado en el pantano «no cayó por accidente» sino que «alguien lo empujó».

Los agentes también localizaron un papel con anotaciones, aunque se ha determinado que no era ni de despedida ni expresaba una intención de suicidio, sino que sólo incluía reflexiones de la chica, según fuentes de la investigación.

Temas

Gerona

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos