El beso del suegro a la novia que acabó en zafarrancho

Algunos reaccionaron con aplausos, pero otros se indignaron con la actuación del suegro

EL COMERCIOGijón

Lo que parecía ser una feliz boda acabó como el rosario de la aurora cuando el suegro, que había bebido demasiadas copas de más, le plantó un beso de tornillo a la novia en plena celebración. Esto desató la furia entre los familiares e invitados y acabaron a puñetazo limpio y destrozando el decorado.

Ocurrió durante el banquete de una boda celebrada en la localidad china de Yancheng.

Algunos reaccionaron con aplausos, pero otros se indignaron con la actuación del suegro. Parte de los invitados de la familia de la novia se dirigieron hacia el padre del novio para agredirle y se formó una pelea entre ambas familias en el vestíbulo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos