Tordesillas celebra el Toro de la Vega

Un hombre tienta a 'Príncipe', protagonista del Toro de la Vega de este año, en Tordesillas. /  CÉSAR MANSO / AFP
Un hombre tienta a 'Príncipe', protagonista del Toro de la Vega de este año, en Tordesillas. / CÉSAR MANSO / AFP

La localidad vallisoletana festeja la cita sin alancear al astado, pero hubo un herido grave

JOSÉ LUIS ÁLVAREZ TORDESILLAS (VALLADOLID).

'Príncipe', de cinco años y 650 kilos, fue ayer el protagonista principal del festejo del Toro de la Vega, que cada año se celebra por estas fechas en la localidad vallisoletana de Tordesillas. La novedad fue la ausencia de incidentes en el segundo año en el que el toro no muere alanceado, una vez que la Junta de Castilla y León prohibió el sacrificio del animal.

Y es que el Toro de la Vega ha pasado de ser un torneo donde el hombre lucha contra la bestia a un simple encierro, con un morlaco que corre acompañado por los mozos desde un cajón a un corral. Ayer hubo menos público que en años anteriores, menos vigilancia y ningún animalistas gritando contra el festejo, solo unos cientos de vecinos de Tordesillas y aficionados a los toros que reclamaron en manifestación la derogación del decreto del Gobierno regional, para que el toro vuelva a morir alanceado.

Este año, no lo han conseguido, porque 'Príncipe' volvió sano y salvo al cajón, no sin antes empitonar a un turista malagueño de 37 años, que recibió una cornada en el muslo izquierdo, por lo que fue evacuado en ambulancia hasta el hospital Clínico de Valladolid. Otras siete personas fueron asistidas por fracturas, contusiones y lipotimias.

Ayer el festejo volvió a llamarse Toro de la Vega en lugar del Toro de la Peña, como se denominó el año pasado por imperativo legal. 'Príncipe' volverá a protagonizar otros encierros antes de ir al matadero.

Fotos

Vídeos