La demoledora carta de la madre de un niño con autismo: «Lo recojo con heces por todas partes...»

La demoledora carte de una madre con un niño con autismo

Una mujer denuncia el abandono vivido en un centro público en Valencia ante la consejera de Igualdad y Políticas Inclusivas de la Generalitat, Mónica Oltra

EL COMERCIOGijón

A través de un post en Facebook, una madre valenciana denuncia la situación que se encuentra cada vez que va a recoger al colegio a su pequeño hijo Leo, de cinco años.

El niño, con autismo, vive una situación sobrecogedora, según su progenitora.

«(...) cuando ya casi le he quitado las heces de las manos recuerdo que quería hacerle fotos. Estaba en el patio, descalzo y manchado. La ropa, las manos, la boca. Heces, mierda, caca. Le pongo las zapatillas y lo llevo al aula CYL, vacía en este momento, son las dos de la tarde y estamos en horario de comedor. La semana pasada fue con orina. Llegué y estaba meado».

Esta madre denuncia en su post –en el que etiqueta a la consejera de Igualdad y Políticas Inclusivas de la Generalitat Valenciana, Mónica Oltra– que en el colegio público de Valencia al que acude su hijo no hay educador en el aula CYL (de Comunicación y Lenguaje).

«Me da igual si la culpa es de Yoko Ono. Sólo se que mi hijo está esperando a que yo llegue desde hace más de media hora (quién sabe cuánto más) cubierto de heces, en el patio, descalzo, rodeado de otros niños. Niños con autismo y niños neurotípicos. No quiero imaginar la reacción de estos al ver a otro cubierto de caca», añade.

Además de la falta de personal, esta mujer critica la «falta de humanidad» tras el episodio en el colegio. «Falta mirar al otro, pero si el otro tiene autismo y en este caso no es consciente de ciertas cosas y normas sociales, además de no tener lenguaje, nosotros nos hacemos los locos, y que espere, que espere lleno de caca. Hasta los ojos», escribe desde su balcón, mientras –dice– Leo juega con un pompero. «Obvio que el sistema no funciona, ¿es esta una normativa que impide atender a un niño?», se pregunta.

La madre de Leo, quien ha decidido preservar su nombre y también el del centro, según recoge ‘ABC’, se plantea la posibilidad de que su hijo u otros en su misma situación «debieran acudir a un colegio de educación especial». Pero no quiere hacerlo, «aunque con el tiempo sea lo mejor».

Son muchos los que han mostrado ya su apoyo a estos padres en el post de Facebook, que se ha compartido ya por toda la red y que va sumando ánimos de familias con hijos que tienen otros trastornos o discapacidades y entienden la «indignación, impotencia o rabia» de sus palabras. Además, la madre de Leo cuenta una anécdota más que describe las dificultades por las que pasan familias como las de Leo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos