«El hombre que aparece en mi DNI no soy yo»

«El hombre que aparece en mi DNI no soy yo»

Cansada de tener que dar explicaciones cada vez que realiza un trámite y por consejo de su psicóloga, Valeria decidió solicitar un cambio en su documento, pero le fue denegado

EL COMERCIOGijón

Valeria es una joven madrileña de 26 años que se está sometiendo a un proceso de cambio de sexo, un tratamiento hormonal que ya está dando sus resultados. Prueba de ello es la diferencia radical existente entre su foto del DNI, donde aparece con el pelo corto y con barba, y su aspecto actual.

Cansada de tener que dar explicaciones cada vez que realiza un trámite y por consejo de su psicóloga, Valeria decidió solicitar en comisaría un cambio de fotografía en el DNI, de cara a un viaje que tiene que realizar a Tenerife para asistir a la boda de una amiga. Un trámite que parece sencillo pero que a Valeria no le han puesto nada fácil.

Según relató la joven en Facebook, la persona que le atendió en comisaria le comunicó que no podía realizar el cambio solicitado, argumentando que, desde el año 2007, es necesario que los transexuales presenten un diagnóstico de disforia de género y comprobante que acredite que llevan más de dos años de hormonación, para realizar cambios en el DNI, tales como el nombre, el sexo o la fotografía. A pesar de su evidente cambio físico, Valeria tan sólo lleva 7 meses de tratamiento, por lo que no está en condiciones de aportar la documentación requerida.

Según relata la afectada, el agente que le atendió le recomendó que se rapara el pelo para parecerse más a la foto actual del DNI. «El chico en ningún momento fue homófobo, pero al comprobar que no podía cambiarme la foto del DNI me aconsejó que me rapase el pelo para parecerme lo más posible al DNI y no tener problemas. Escuchar eso fue muy ofensivo. Sé que lo dijo desde el desconocimiento de todo lo que yo he pasado, y sin rintintín, pero me quedé de piedra. Llevo meses intentando no parecerme a esa foto y de repente me dicen que haga lo posible por volver a ser así», explica decepcionada.

La publicación tuvo una oleada de apoyo por parte de otros usuarios de Facebook. Una de ellas le recomendó acudir a otra comisaría, un consejo que Valeria decidió seguir. En un principio, en esta nueva comisaría le dijeron que no había problema alguno, pero al comprobar que el DNI no estaba caducado, de nuevo le negaron el cambio y ni siquiera admitieron el argumento de pérdida o robo. No obstante, la persona que le atendió le recomendó que se empadronara en otro lugar, de esta forma, le permitirían la renovación del DNI y, por lo tanto, de la fotografía.

Aunque no considera que esta opción sea la justa, Valeria se empadronará con su padre para poder aparecer, de una vez por todas, en la imagen de su documento de identidad.

Mientras tanto, la Federación Estatal de Gays Lesbianas y Transexuales (FELGTBI) recuerda que la ley LGTBI que el Congreso admitió a trámite la semana pasada recoge esta reivindicación y la «efectividad del derecho al reconocimiento de la identidad de género y, en su caso, la rectificación registral de la mención del sexo no vendrá supeditada a la existencia de un diagnóstico de disforia de género ni a la acreditación de haberse sometido a ninguna terapia o tratamiento».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos