El Comercio

Tecnología para mirar al futuro

fotogalería

Dos de los asistentes al FIMP graban con sus dispositivos móviles una de las intervenciones. / David G.M.

  • Estudiantes de cinco ciudadaes europeas, entre ellas Gijón, presentan en FIMP Talent sus proyectos como 'embajadores tecnológicos'

El conocimiento no sirve de nada si no se usa ni se comparte. Es la máxima de los 'embajadores tecnológicos' que esta mañana han presentado en FIMP Talent los proyectos en los que han trabajado en las últimas semanas. Son los protagonistas de la iniciativa europea 'Make, Learn, Share'. Un programa liderado por el municipio de Sheffield (Reino Unido) que tiene como socios, además de a Gijón, a los ayuntamientos de Riga (Letonia) y Ronneby (Suecia), y a la Fundazione Mondo Digitale, de Roma, y cuyo objetivo principal es la formación de los jóvenes en las nuevas tecnologías.

  • Consejos para ser buen emprendedor

  • El universo FIMP se abre a todos los públicos

  • Consulta aquí toda la información del FIMP

Un 'Pacman' en tres dimensiones sobre un tablero de unos 2,5 metros cuadrados y con un comecocos robotizado, un kit para auto construirse un altavoz para el móvil con un goblo y un sistema de información automático a través de Messenger y Telegram. Son algunos de los proyectos desarrollados por los jóvenes participantes de este programa. Son estudiantes de entre 14 y 29 años cuya misión ahora es transmitir a los demás lo que han aprendido.

"Es una forma de que se acerquen a las tecnologías innovadoras no como usuarios, sino como desarrolladores", ha explicado Teresa González, representante del Ayuntamiento de Gijón, que ve en esta iniciativa una manera de que jóvenes se aproximen a un área con "potencial" y "futuro". Para González, la lección fundamental es que, "si queremos, podemos ser creadores".

Así lo entienden también los alumnos, que no ocultan el reto que les ha supuesto enfrentarse a los lenguajes de programación. "Es más complicado de lo que parece. Pensamos que es solo darle a un botón. Hay mucho más detrás, pero todo es ponerse", destaca Ana García, alumna de la escuela de Segunda Oportunidad. Para ella y para sus compañeros la participación en el proyecto no ha supuesto únicamente una ocasión para aprender de nuevas tecnologías, sino también otras muchas cosas "últiles en la vida, como saber hablar en público y mejorar 'un poco' el nivel de inglés", han bromeado.

En el acto también ha participado un grupo de estudiantes del instituto Jerónimo González de Sama de Langreo, que han presentado uno de sus proyectos diseñados para hacer más eficaz el servictio de recogida de residuos sólidos urbanos. Su idea se basa en la incorporación de la tecnología a los contenedores de reciclaje, de modo que el propio cubo sea capaz de saber cuándo está a punto e llenarse y notificarlo mediante wifi o bluetooth.