El Comercio

La diversión está a los mandos

La diversión está a los mandos
  • Drones, videojuegos y talleres nutren el programa del FIMP 206, la cita con las nuevas tecnologías en Gijón

  • Esta nueva edición dedica 15.000 metros cuadrados al ocio apto para toda la familia... y bajo techo

Imagínese un macroespacio dedicado por entero a la diversión, capitaneado por los videojuegos y los drones y con espacio para los negocios y los emprendedores que miran a las nuevas tecnologías. ¿Le gusta? Pues pásese por el recinto ferial Luis Adaro de Gijón este fin de semana porque todo ello, y mucho más, lo ofrece el FIMP, la cita tecnológica organizada por EL COMERCIO y Cuicui Studios.

Son más de 15.000 metros cuadrados dedicados al ocio con un centenar de videojuegos, desde los recién salidos de fábrica hasta las máquinas recreativas que vivieron su apogeo en las décadas 80 y 90 del pasado siglo. No faltarán competiciones y exhibiciones a cargo de profesionales del mundo dron, talleres pensados para los más pequeños de la casa, ‘gastronetas’ para degustar comidas del mundo y estands en los que comprar cualquier producto relacionado con el sector ‘friki’.

El gran objetivo del FIMP es que todos los públicos encuentren su espacio porque «quien se mantenga fuera del círculo de la innovación tiene los días contados», apunta Norman Suárez, director de Cuicui Studios. Por eso, tanto expertos jugones como novatos y desde niños a mayores tienen cabida.

El Pabellón Central del recinto ferial Luis Adaro concentrará buena parte de la actividad lúdica del certamen. Aquí es donde descansan las diferentes opciones de juego, de uso totalmente libre y gratuito y que se distribuyen por zonas. La parte de realidad virtual es una de las propuestas más atractivas porque crece a un ritmo tan grande que lo que ayer era novedad, hoy ya está anticuado. No faltan los clásicos simuladores de conducción con los que el usuario pondrá a prueba su habilidad al volante. También hay cascos HTC Vive configurados para jugar y ofrecer experiencias inmersivas como, por ejemplo, recorrer el fondo del océano. La otra gran novedad la firma ‘Birdly’, el dispositivo con el que el usuario podrá, por ejemplo, sobrevolar la ciudad.

Hay torneo para satisfacer a quienes buscan rivalidad. No en vano hay en juego en torno a 4.000 euros en premios. Además, para los que no participan pero no quieren perder detalle de la competición, hay zonas de descanso desde las que seguir las competiciones. Los que prefieren jugar sin agobios tienen cita en la zona Free to Play, los nostálgicos no pueden perderse la Retro, con superventas como Atari, Sega o Nintendo, y no se pueden obviar las últimas creaciones nacionales que estarán disponibles en la zona Indie.

Los más pequeños tienen un espacio especialmente dedicado, con títulos pensados para que jueguen solos, con amigos o en familia. ¿Cómo? Bailando y cantando, por ejemplo. No es lo único. Si lo suyo es la robótica, quieren practicar inglés, jugar en familia o descubrir el mundo 3D deben echar un vistazo al programa de talleres, de disfrute gratuito siempre y cuando haya habido inscripción previa en la web del evento (www.fimp.es). Aún así, como las plazas para muchos de los talleres ya se han agotado, los organizadores recomiendan pasarse igualmente por el pabellón central a la hora establecida porque es posible que queden vacantes.

Para formar parte de este universo de diversión, patrocinado por Impulsa Empresas Gijón, el SabadellHerrero y PureGaming, el público tiene dos opciones de acceso: elegir comprar la entrada diaria o el abono válido para los tres días de actividad. Los adultos pagan o los 2,50 euros de la primera opción o los 6 euros de la segunda; los niños de 5 a 11 años, un euro o 2,50; y los menores de 5 años entran gratis. Este fin de semana, la diversión se escribe con ‘f’ de FIMP.