Adiós a la caducidad programada de electrodomésticos, ordenadores y móviles

Adiós a la caducidad programada de electrodomésticos, ordenadores y móviles

La Unión Europea da el primer paso para poner fin a la denominada «obsolescencia programada»

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

El 77 por ciento de los consumidores europeos preferiría intentar reparar un producto que no funciona antes que comprar otro nuevo, aunque se resignan a terminar haciéndolo la mayoría de las veces, ya que el coste de la reparación y la calidad del servicio resultan siempre desalentadores.

La Comisión de Mercado Interior y Protección de los Consumidores del Parlamento Europeo ha impulsado una resolución que fue aprobada en el último pleno y que pide a la Comisión Europea que explore las posibilidades de impulsar una legislación que incentive a los fabricantes para que los productos tengan una vida útil más larga y sean reparables, empezando por la creación de una etiqueta europea voluntaria que incluya la durabilidad del producto, el diseño ecológico, la capacidad de modulación de conformidad con el progreso técnico y la posibilidad de reparación. El texto incluye la necesidad de definir de forma objetiva cuando un producto ha sido diseñado bajo el principio que se conoce como «obsolescencia programada».

Uno de los ejemplos más evidentes que señala la resolución —que no es vinculante— se refiere a los teléfonos móviles y pide algo tan simple como que sea posible cambiar las baterías cuando empiecen a fallar, para no tener que cambiar todo el aparato. También se sugiere que si las reparaciones han de durar más de un mes, que ello conlleve una prolongación del periodo de garantía. La resolución recuerda que la reparación de los productos podría significar nuevos empleos y una disminución de los residuos. «Cada año se generan en el planeta más de 40 millones de toneladas de basura electrónica por la corta durabilidad de los productos que compramos», según cita ABC

El eurodiputado francés del grupo de los verdes, Pascal Durand , que fue el ponente de este proyecto, dijo que en la UE se debe impulsar la posibilidad de reparar todos los productos que salen al mercado. «Tenemos que asegurarnos de que las baterías no están adheridas al dispositivo, para que sea posible sustituirlas y no vernos obligados a tirar un teléfono móvil cuando la batería falla. También hay que garantizar que los consumidores reciben información sobre la vida útil de los productos y de si pueden ser reparados o no», antes de decidir qué modelo quieren comprar.

El informe incluye sugerencias como la prohibición de que las marcas utilicen mecanismos para impedir que las reparaciones sean llevadas a cabo por técnicos diferentes a los suyos o que las piezas de repuesto necesarias no estén disponibles en venta libre.

Fotos

Vídeos