http://static.elcomercio.es/www/menu/img/tecnologia-desktop.jpg

Elon Musk llena el vacío de Steve Jobs

Elon Musk , director ejecutivo de Tesla Motors./Reuters
Elon Musk , director ejecutivo de Tesla Motors. / Reuters

La muerte del padre de Apple en 2011 dejó al mundo tecnológico sin un líder innovador hasta la llegada del director de Tesla, un loco capaz de revolucionar el planeta

JOSÉ ANTONIO GONZÁLEZMadrid

Leonardo Da Vinci, Marie Curie,Thomas Edison, Nikola Tesla, Ada Lovelace o el español Isaac Peral. Son nombres históricos que han conseguido grandes avances para la humanidad a lo largo de los siglos. Ahora están acompañados por otros más tecnológicos.

Bill Gates, Larry Page, Mark Zuckerberg, Steve Jobs o Elon Musk. Estos hombres son de sobra conocidos por los jóvenes que han nacido de la mano de la tecnología.

Hace 5.000 años en Ljubljana (Eslovenia) apareció uno de los inventos que revolucionó la humanidad: la rueda. La rueda más antigua se descubrió en 2003 en una zona pantanosa de este país europeo y estaba hecha de madera de fresno y los expertos la dataron del Neolítico. Su aparición permitió la llegada de los vehículos, norias y turbinas, bombas hidráulicas y tornos, sistemas de poleas, engranajes.

En febrero de ese mismo año murió la oveja Dolly, primer mamífero clonado a partir de una célula adulta. Seis años de aventura científica que comenzaron los investigadores del Instituto Roslin de Edimburgo (Escocia), Ian Wilmut y Keith Campbell.

Desarrollo en el tiempo

1440
Gutenberg. Imprenta
1608
Hans Lippershey. Telescopio
1782
James Watt. Máquina a vapor
1800
Alessandro Volta. Pila eléctrica
1875
Alexander Graham Bell. Teléfono
1973
Martin Cooper. Primer teléfono móvil
1976
Steve Jobs. Primer Apple Computeer
1980
Tim Berners-Lee. Internet
1985
Bill Gates. Primera versión Windows
1998
Larry Page. Fundación de Google
2003
Elon Musk. Tesla
2004
Mark Zuckerberg. Facebook
2007
Steve Jobs. Primer iPhone

También en 2003 vio la luz el germen de una de las grandes revoluciones del siglo XXI y que ha cambiado la forma de relacionarse esta época. Aún faltaban cuatro años para poder abrirse un perfil en Facebook, pero fue en 2003 cuando Mark Zuckerberg lanzó en la universidad un sitio web llamado Facemash donde reunía varias fotografías y nombres de estudiantes de Harvard.

Este sitio estuvo disponible solo por algunas horas y por este suceso fue llevado ante la dirección de la universidad, quienes culparon a Zuckerberg por haber robado datos e imágenes del sistema informático del centro. Ese fue el germen de Facebook, que vio la luz un cuatro de febrero de 2004. ¿Las testigos? Las cuatro paredes de su habitación. Esta fecha cambió su vida y ahora es una de las personas más ricas del planeta con una fortuna valorada en 63.300 millones de dólares, según la última estimación de Forbes.

Más información

También es una fecha que ha cambiado la vida de más de 2.000 millones de personas en todo el mundo. Cada día, millones de personas responden a ‘¿Qué estás pensando?’ y comparten sus alegrías, tristezas, vídeos e imágenes con un mundo virtual que no tiene fronteras. Revolución que comenzó en una habitación universitaria y se expandió en 2007 con la traducción en francés, alemán y español.

Justo en esa época Mark Zuckerberg lidiaba con los gemelos Winklevoss por la autoría de Facebook, que le acusaban de haberles robado la idea, y también luchaba por los focos que le robaba una manzana mordida.

Un 9 de enero de 2007, unos vaqueros, un suéter negro y el logo de su compañía detrás. Esta fue la puesta en escena de Steve Jobs y sobre todo un mensaje: «Hoy presentamos tres productos revolucionarios: el primero, un iPod de gran pantalla con controles táctiles; el segundo, un revolucionario teléfono móvil; y el tercero, un rompedor dispositivo conectado a internet (…) ¡¿Os dais cuenta?! No son tres dispositivos separados, es uno solo, y lo hemos llamado iPhone. Hoy Apple va a reintentar el teléfono». Y así fue. «Steve Jobs era tan único y tan talentoso, en tantos aspectos diferentes, que en realidad es imposible sustituirle», apuntaba a Innova+ Ken Segall, ex director creativo de Apple.

Aquel día nació el primer iPhone que hoy tiene legiones de seguidores. Pero Apple vio la luz en un garaje en los años 70. Aallí nació de la mano de Jobs y Wozniak el primer Apple I, lo que sería el precursor del Macintosh de los 80 y que competiría con el monstruo llamado Windows de Bill Gates. «Apple sigue pensando diferente. Ese es su ADN, es la esencia de la compañía, por eso es por lo que a Steve Jobs le gustaba tanto esa campaña, porque pensaba que de eso iba Apple, de pensar diferente, al igual que la gente importante que ha cambiado el mundo piensa diferente; y que la tecnología de Apple impulsa ese tipo de pensamiento», analiza Segall.

En 2011, Jobs murió por culpa de un cáncer de páncreas y Apple se quedó huérfano de su gurú y principal causante del éxito de la compañía. Con su adiós, el mundo de la tecnología sigue buscando otro ‘loco’ tecnológico. Y Elon Musk tiene todas las papeletas. Quizá este sudafricano sea el Steve Jobs de los próximos años.

Entre sus locuras hay cohetes reutilizables con Space X, viajes supersónicos con Hyperloop, conexiones cerebrales hombre-máquina y superbaterías eléctricas en sus Tesla.

A los 12 años escribió el primer código de su videojuego que vendió por 500 dólares y más tarde fundó Paypal, aunque fue despedido. Un pequeño parecido con Jobs. Eso sí, «Musk aspira a nada menos que salvar a la especie humana de la aniquilación», señala el periodista de Bloomberg Business, Ashlee Vance que ha publicado ‘Elon Musk. El empresario que anticipa el futuro’.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos