El Comercio

El LinkedIn español clava su aguijón en la Gran Manzana

Matt Sweetwood (c), CEO en EE UU, Javier Cámara y Juan Imaz, cofundadores.
Matt Sweetwood (c), CEO en EE UU, Javier Cámara y Juan Imaz, cofundadores. / Óscar Chamorro
  • emprendedores

  • Con pocos años de vida, beBee, la red española de afinidades emprende el vuelo hasta EE UU con el objetivo de convertirse en "la primera plataforma social española global"

En 1931, el historiador estadounidense James Truslow bautizó a los Estados Unidos como la tierra de las oportunidades y donde los sueños se hacen realidad. 85 años después, una empresa española con sede en Alcobendas (Madrid) aterriza en el corazón de la Gran Manzana para abrirse un hueco en el mercado de las redes sociales. "Estamos muy emocionados, acabamos de instalarnos enfrente del toro de Wall Street", explica Javier Cámara, cofundador de beBee.

Con cerca de 11 millones de usuarios en todo el mundo, los zumbidos de la abeja española se dejan oír con fuerza en Estados Unidos, "tenemos 150.000 usuarios y suena interesante. Si funciona allí, por algo es", añade.

BeBee es una red social de afinidad cuyo objetivo principal es poner en contacto a sus usuarios, en base a su profesión y a sus aficiones. "Hemos trasladado a lo digital la vida real. En el cara a cara se hacen mejores negocios, se construyen mejores relaciones personales y es porque tenemos algo en común", puntualiza el directivo de beBee.

Una nueva forma de conectarse en la Red, que los padres de la plataforma denominan 'Affinity Networking'. Dentro de las más de 22.000 colmenas (grupos de afinidad) que integran los 11 millones de abejas (usuarios), cada participante en beBee se conecta con gente con la que comparte gustos.

"Compartir afinidades esa es la clave para entender beBee", repite Cámara una y otra vez para recalcar las diferencias con otras redes sociales. A pesar de recoger características propias de Facebook y LinkedIn, beBee también posee un espacio de empleo, pero en este caso es gratuito. "El empleo para nosotros no lo es todo. No cobramos, no es nuestro modelo de negocio", añade.

Algoritmo premiado

Durante su primer año en funcionamiento, alrededor de 25.000 empresas publicaron en beBee sus ofertas de empleo en las que 400.000 usuarios han conseguido ser seleccionados o preseleccionados en los diferentes procesos de contratación.

En una época donde la inteligencia artificial y el uso de algoritmos está en entredicho, como pasa en Facebook, el proyecto de beBee ha sido galardonado por el Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial dependiente del Ministerio de Economía.

Gracias al Affinity Rank de la startup española, "el poder lo tiene el usuario". Mediante las conexiones en la plataforma e "independientemente de a quién sigas", el contenido que se muestra a los usuarios está ligado a sus afinidades. "Se muestra lo que se debe interesar", añade.

Alabada por prestigiosos medios internacionales, beBee está llamada a ser la próxima startup unicornio española (compañías valoradas en 1.000 millones de dólares). "¿Por qué no?", se pregunta Cámara, aunque se muestra cauteloso ante los halagos que recibe del extranjero.

"Es muy complicado ser una startup de éxito en España. El principal problema es la falta de financiación y que el entorno económico no es el adecuado. Además hay mucha burocracia para hacer una empresa y poca ayuda al emprendedor".

Con presencia física en España y Estados Unidos, la red social de Javier Cámara y Juan Imaz, se abre hueco en mercados como México, Brasil, India y Reino Unido. Para ello es necesario "conocer dónde se llega y tener un experto en el mercado local", explica Cámara. Así nace el proyecto beBee Ambassadors, una idea innovadora para crecer y seguir creando "colmenas" en todos los rincones del planeta. "Son personas que promocionan beBee en otras plataformas de forma altruista".

El proyecto, nacido este año, cuenta con poco más de 10 embajadores, pero es una iniciativa abierta a todos los usuarios de la plataforma que cumplan con una serie de requisitos. A cambio, beBee les otorga un número de participaciones sociales que podrán ejecutar en caso de salida a Bolsa o venta a un tercero.