Fibra óptica para transmitir energía a los ascensores

Fibra óptica para transmitir energía a los ascensores
Instalaciones de Ascensores Tresa, en Gijón. / E. C.

Ascensores Tresa apuesta por la digitalización y la sensórica para continuar siendo un referente en su sector

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Subir y bajar. A primera vista puede parecer que es lo único que hace un ascensor. Sin embargo, detrás de ello hay elevadas dosis de tecnología e innovación con la que dotar a estos dispositivos, que utilizamos varias veces cada día, de mayores medidas de seguridad y eficiencia.

Ascensores Tresa ha marcado la industria 4.0 como uno de los principales motores de su estrategia de desarrollo y de su modelo de negocio, apostando por la digitalización total del proceso de mantenimiento de ascensores, pudiendo aprovechar así posteriormente la información obtenida para su análisis y toma de decisiones en tiempo real. De esta manera, puede ofrecer un mejor servicio al cliente, mejorando los procesos de mantenimiento y dotando a los técnicos de mantenimiento y al resto de departamentos de la empresa de información veraz y en tiempo real.

Actualmente, Tresa ofrece todo tipo de soluciones de alta velocidad, fiabilidad y seguridad para la elevación vertical, tanto a nivel industrial como en el desplazamiento de personas en edificios y edificaciones inteligentes, lo que le ha permitido convertirse en un referente de su sector.

La compañía ha apostado por la digitalización total del proceso de mantenimiento

En los últimos meses, Ascensores Tresa ha desarrollado diferentes proyectos innovadores, apoyados por el Instituto de Desarrollo Económico del Principado de Asturias (IDEPA), y del Fondo Europeo de Desarrollo Regional, FEDER, para continuar estando a la vanguardia tecnológica. Uno de ellos le ha permitido desarrollar un sistema para monitorizar los ascensores, tanto de manera local como remota. El proyecto se ha centrado en generar un sistema totalmente fiable que captura los datos de funcionamiento y servicio de los elevadores, identificando el funcionamiento de los mismos para poder detectar, evaluar y reportar las averías rápidamente, incluso antes de que lleguen a producirse. De esta manera, ha facilitado la toma de decisiones, ha mejorado la planificación de las tareas de reparación y mantenimiento y ha optimizado los recursos.

Tresa ha contado también con el asesoramiento del centro tecnológico Prodintec para desarrollar un sistema que permite automatizar los ensayos ejecutados manualmente en la comprobación y validación de los diseños de circuitos eléctricos y electrónicos que forman parte de los ascensores. De esta manera, a través de unas señales, el operario puede diagnosticar más rápido el circuito y validarlo o iniciar el proceso de reparación.

A estos dos proyectos, que finalizaron de manera exitosa a finales del pasado año, se une otro más que aún está en fase de ejecución. Se trata de un sistema de transmisión óptica de energía y datos entre circuitos de control de ascensores. A través de esta iniciativa, Tresa pretende analizar las capacidades de la fibra óptica para transmitir potencia a todo tipo de elevadores, pudiendo así diseñar, implementar y validar su utilización.

Uno de los ascensores de la firma asturiana. :
Uno de los ascensores de la firma asturiana. : / E. C.

De esta manera, conseguirían sustituir los actuales sistemas de cableado de cobre por fibra óptica, adaptando los circuitos electrónicos que actualmente se utilizan mediante diodos led o laser como elementos excitadores y fotodiodos o fotocélulas como elementos sensores

La inversión generada gracias a estos tres proyectos supera los 194.000 euros, mientras que la subvención del IDEPA, a través de diferentes convocatorias de ayudas a la innovación, roza los 77.000 euros.

Asensores Tresa empezó su actividad enfocada en el montaje y mantenimiento electromecánico para encaminar su actividad, unos años después (1983), a la fabricación y el mantenimiento de ascensores. Fue entonces cuando se asentaron en su actual ubicación, el Polígono de Porceyo, con una fábrica de 2.600 metros cuadrados que les permitió crecer cualitativa y cuantitativamente.

Desde sus inicios, Ascensores Tresa tiene la innovación como una de sus principales señas de identidad, lo que le ha permitido estar a la vanguardia de las últimas tecnologías, ser más competitiva y favorecer notablemente su expansión, tanto en el territorio nacional, donde ya cuenta con 11 delegaciones, como en el mercado internacional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos