«Lo importante es construir un internet seguro para los niños y enseñarles a moverse en la red»

«Lo importante es construir un internet seguro para los niños y enseñarles a moverse en la red»
J. SIMAL

El ingeniero Javier Rodríguez-Uría, responsable técnico de SuperAwesome, líder tecnológico global de internet en el sector infantil, asegura que es necesario que los padres trabajen para «evitar la exposición de menores a contenidos inapropiados»

Cristina Tuero
CRISTINA TUEROGijón

Javier Rodríguez-Uría, responsable técnico de SuperAwesome (líder tecnológico global de internet en el sector infantil y octava empresa en el ranking de crecimiento anual de startups tecnológicas del Reino Unido), regresó este mes de noviembre a la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón, de donde salió hace unos años como estudiante, para hablar de ciberseguridad. Asegura que es necesario «mejorar la cultura de medios digitales de los niños» y que los adultos trabajen para «evitar la exposición de niños a contenidos inapropiados».

-Si los padres supieran lo que las empresas saben de sus más hijos a través de las redes sociales o los videojuegos ¿se les pondrían los pelos de punta?

-Sí. Por eso es tan importante que los padres se interesen por lo que hacen sus hijos en internet. En SuperAwesome trabajamos en varias iniciativas para mejorar la cultura de medios digitales de los niños, es decir, para ayudarles a entender cómo funciona internet y cómo identificar y evitar contenido inapropiado. También es importante mantener la presión en plataformas para adultos para que eviten la exposición de niños a contenidos inapropiados. No debemos olvidar que para construir un internet más seguro es necesario que todos trabajemos en la misma dirección.

-¿Cuáles van a ser los cambios en la regulación de los datos de los niños que van a venir y cuándo?

-En la actualidad, el estándar por excelencia para la privacidad de datos es la ley estadounidense COPPA, que prohíbe la recopilación de información de usuarios menores de 13 años sin consentimiento paterno, es decir, los padres son los que tienen el control sobre qué datos de sus hijos pueden ser recopilados. En Europa la ley vigente en la actualidad es la GDPR (General Data Protection Regulation) y su artículo 8 es muy similar a COPPA. Sin embargo, el cumplimiento de GDPR no será obligatorio hasta el 25 de Mayo de 2018. Después de esta fecha, cualquier empresa que quiera recopilar datos personales de niños hasta 13 o incluso hasta 16 años dependiendo del país, deberá obtener antes un consentimiento paterno verificable. Esto afectará no sólo a los servicios digitales online para niños, sino también a todos aquellos que aún teniendo un público general sean atractivos para los niños.

-¿Cuándo es una persona mayor de edad para acceder a internet?

-Internet ha sido construido fundamentalmente para adultos y sin embargo está abierto a todos. Son las leyes de privacidad de datos las que se encargan de proteger a los niños. Mientras en Estados Unidos la ley determina que se consideran niños a los usuarios menores de 13 años, en el caso de la Unión Europea cada uno de los países miembros debe confirmar cuál será su edad límite. El resultado es un entramado en toda Europa con países que establecen el límite en 13 años y otros, como Alemania, en 16. Todo parece indicar que España lo fijará en 13 años. Dado que el uso de internet está cada vez más extendido entre niños de todas las edades y que esto es un fenómeno imparable, lo más importante no es preguntarse cuál es la edad mínima sino cómo construir un internet seguro para los niños y encontrar la forma de enseñarles a moverse con seguridad en la red, al igual que les enseñamos cómo ir caminando de forma segura hasta el colegio.

-¿Existe algún mecanismo para identificar adecuadamente la edad?

-Por el momento no existe ningún mecanismo infalible. Tanto COPPA como GDPR (a partir del próximo año) exigen separar los usuarios con el uso de 'age gates', es decir, pidiéndole al usuario información sobre su edad. Realizar esta pregunta de la forma más neutra posible (por ejemplo ¿Cuántos años tienes? En vez de: ¿Eres mayor de 13?) es un método para minimizar el porcentaje de usuarios que mienten sobre su edad. Aunque este procedimiento tiene claras limitaciones, es la mejor opción con la tecnología disponible actualmente. Gracias al trabajo que estamos realizando en este aspecto, creo que en los próximos años dispondremos de mejores soluciones para la estimación de la edad.

-¿Cómo va a afectar esto a los modelos de negocio de videojuegos, redes sociales, etc?

-Cumplir con estas leyes supondrá un problema real para algunas plataformas y empresas desarrolladoras. En el caso de las empresas de redes sociales, para las que recopilar la mayor cantidad de datos posibles de sus usuarios es parte de su negocio, la ley GDPR supondrá una presión importante ya que exige que las empresas se adhieran a una filosofía de 'privacidad por diseño y por defecto', es decir, recopilar la cantidad mínima de información necesaria para poder ofrecer el servicio. Justo lo contrario de lo que muchas de estas empresas hacen hoy en día.

-¿Qué datos puede actualmente recolectar una empresa de un niño a través de un móvil? ¿Qué le puede anunciar?

-En Estados Unidos, y pronto en Europa, sin tener consentimiento paterno sólo se pueden recopilar datos completamente anónimos y que no estén relacionados con el dispositivo utilizado (móvil, tableta, etc.). Es decir, no se pueden recopilar nombres, direcciones de email, direcciones postales ni la localización de los niños a no ser que se disponga de consentimiento paterno. Tampoco se pueden relacionar estos datos con ningún identificador del dispositivo usado ni realizar ningún tipo de rastreo (tracking) a través de la red. Sin embargo, sí se pueden recopilar datos relacionados con el uso, como número de clicks, impresiones de un determinado anuncio, cómo se navega a través de la aplicación...

-Ustedes tienen en el Reino Unido Popjam una red social para niños segura. ¿Por qué es segura? ¿Cuál es la diferencia con Instagram, por ejemplo, que tanto utilizan los más jóvenes?

- PopJam es una red social especialmente diseñada para niños que cuenta con más de 2,4 millones de usuarios registrados, se ha lanzado recientemente en Australia y también está disponible en Reino Unido, Canadá y Estados Unidos. Estamos muy orgullosos de PopJam, no sólo por las condiciones de seguridad sobre la que ha sido construido sino también porque es un excelente ejemplo de cómo los niños pueden expresarse, compartir y crecer online de una forma segura.

En primer lugar, tenemos unas restricciones básicas para los usuarios, obligatorias para proteger su propio interés y seguridad: no existe chat privado, los usuarios no pueden hacerse selfies sin añadir un filtro que oculte su cara y la aplicación tiene horario de cierre, para contribuir al equilibrio entre el tiempo que los niños pasan delante de la pantalla, en el colegio, en casa y descansando. En segundo lugar, disponemos de la más avanzada tecnología de moderación automática y de un equipo humano de moderación que comprueba el contenido de PopJam 24 horas al día los 7 días de la semana. En tercer lugar, PopJam no recopila ningún dato personal de los niños, y por ello su conformidad con la ley COPPA está acreditada dentro del programa 'Safe Harbor', designado oficialmente por el organismo competente, la FTC (Federal Trade Commission). Esto significa que ha sido auditado por una organización independiente e incluido en la lista KidSAFE al cumplir con los estándares más altos de privacidad y seguridad online.

-¿Cuáles deberían ser las sanciones a quienes utilicen sin consentimiento la información de los menores en la red?

-En la actualidad, las multas por incumplir COPPA pueden llegar hasta 40.000 dólares por usuario. En el caso de GDPR, las multas podrán llegar a 20 millones de euros o el 4% de la facturación total. Aunque estos importes son de por sí importantes, una consecuencia aún más grave para las empresas es la potencial mala publicidad derivada del incomplimiento de estas leyes.

-¿Cree que los colegios deberían empezar ya a incluir materias específicas relacionadas con los derechos y deberes de internet y la seguridad los de los menores?

-La educación es absolutamente esencial. Debemos enseñarles a los niños los conocimientos necesarios para navegar en internet y los padres deben saber cómo pueden ayudarles. Existen muchos grupos y organizaciones que se dedican a educar a los niños en la seguridad online, y muchos de ellos tienen muy buenos recursos para padres y profesores. Desde el lado de la industria, a través de nuestro programa de certificación conocido como KidAware, formamos a las empresas, tanto anunciantes como desarrolladoras, sobre su responsabilidad con las leyes COPPA y GDPR para que contribuyan a mantener un ecosistema digital seguro para niños. También estamos en el consejo de 'MediaSmart UK', una organización que desarrolla material educativo para colegios para enseñar cultura en medios digitales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos