El Comercio

Pariser afirma que las grandes empresas de internet deciden «las opciones del menú»

Pariser, durante una conferencia.

Pariser, durante una conferencia. / Reuters

  • El ciberactivista afirma que los algoritmos que seleccionan información aíslan de al ciudadano de opiniones distinta a la suya

Poco a poco, aparecen solo los temas que más interesan al usuario. O que esa red social, buscador o tienda de consumo cree que puede llamarle la atención. No es por arte de magia, sino por la acción de los algoritmos que usan las empresas para selecciones la información en base a nuestro historial de navegación. Es lo que Eli Pariser califica como el ‘filtro burbuja’. La recopilación de datos personales y el ajuste de nuestra navegación a esta jugosa información es el nuevo campo de batalla de los gigantes de internet. Algo muy lejano a la promesa de una herramienta que favorezca para dar a la sociedad más democracia. «En cambio, estos algoritmos no se preocupan en dar algo para pensar», comenta el autor de ‘El filtro burbuja’ (Taurus).

En el libro, Pariser explica cómo las grandes compañías explotan este universo. Por ejemplo, una palabra ofrece resultados diferentes dependiendo de ese historial. Si un aficionado al Barcelona busca fútbol, saldrán informaciones o webs sobre el club catalán si antes navegó por sitios relacionados con el equipo, aunque la relación sea mínima. Lo mismo ocurrirá con el Madrid o el Bayern de Múnich. «Estas empresas deciden qué opciones tenemos de menú», advierte el ciberactivista, presidente del consejo de la web MoveOn y fundador de Avaaz.

Una información vital sobre cada uno de los internautas. Porque esos pequeños datos son fundamentales para vender publicidad.. «Cuando algo es gratis, el producto eres tú», añade Pariser, que participó en el ciclo Tech & Society de Aspen Institute España y la Fundación Telefónica. «Confiamos información a los buscadores y redes sociales que no damos a ni a nuestros amigos más cercanos», apunta el analista, que también destaca que en la «carrera» en internet gana «la información más incendiaria». «Y esta no tiene por qué ser verdad», apunta. Pariser ha puesto como ejemplo los tuits de Donald Trump sobre el atentado en Londres de tres terroristas. «Habló de cosas que no sabía nadie si eran ciertas», ha señalado el ciberanalista.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate