«Internet ha cambiado totalmente el paradigma de las administraciones»

«Internet ha cambiado totalmente el paradigma de las administraciones»
De izquierda a derecha, Víctor Solla, Marcelino Gutiérrez y Rubén González Hidalgo, durante la mesa redonda.
20 años de ELCOMERCIO.es

Rubén González Hidalgo y Víctor Solla analizaron la transformación y los desafíos de las empresas y las entidades públicas

Azahara Villacorta
AZAHARA VILLACORTAGijón

Que «la tecnología está teniendo importantes efectos en todos los ámbitos», como sostuvo Alberto Hernández, parece innegable. Solo un ejemplo: un caso real ocurrido hace un año. «Los miembros de un importante grupo empresarial nos visitaron y salieron de la reunión preocupados, pero concluyeron que no iban a proteger sus equipos informáticos alegando que no tenían recursos para invertir en eso. Por desgracia, un mes después, sufrieron un ataque. Imagínense una pyme con todos los ficheros cifrados: el de facturas, el de clientes... Totalmente paralizada», relató el máximo responsable del Instituto Nacional de Ciberseguridad. Eso, en el ámbito empresarial, pero es que en el privado la cosa tampoco mejora: «Recordarán que hace dos años y medio se produjo un robo de datos en la web de contactos extramatrimoniales Ashley Madison. Había 36 millones de datos de gente casada que buscaba relaciones fuera del matrimonio que se filtraron y se les extorsionó, se produjeron varios suicidios... Pues bien: ¿ustedes qué creen que sucedió, que aquella web de se hundió y desapareció? No. Hubo más socios. Le vino bien la publicidad».

Los encargados de analizar las transformaciones en el sector empresarial y en las administraciones públicas fueron ayer Víctor Solla Bárcena, director general de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones del Gobierno del Principado, y Rubén González Hidalgo, director gerente de Impulsa Gijón, que participaron en una mesa redonda moderada por el director de este diario, Marcelino Gutiérrez, y que coincidieron en que «internet ha tenido un efecto parecido a la Revolución industrial, cambiando la forma de producir». Y que, de igual manera, «ha cambiado totalmente el paradigma de las administraciones». Y, si hace apenas diez años se preguntaban cómo se las arreglarían en solitario, ahora la estrategia pasa por coordinarse con otras administraciones. Máxime, teniendo en cuenta que «los usuarios se conectan desde cualquier lugar».

Ahora bien, según Víctor Solla, este cambio no está exento de riesgos. Entre ellos, que «las nuevas tecnologías pueden generar administraciones de dos velocidades». O, dicho de otra manera, «administraciones de primera y de segunda». Una diferencia que puede incrementarse por el hecho de que «las empresas tienen una mentalidad competitiva, mientras que la administración, en muchos casos, no».

A la pregunta sobre si la proverbial lentitud de los organismos públicos choca con la velocidad que imprimen las nuevas tecnologías, el director de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones del Ejecutivo regional asegura que, en paralelo a esa revolución digital, «ha habido una revolución normativa impresionante» que está espoleando a Gobiernos regionales y locales. «La tecnología continúa su marcha y nosotros estamos intentando subirnos al carro a toda velocidad», admitió. Una necesidad que también ha detectado el responsable del Centro Municipal de Empresas, quien defendió que, en ese complejo proceso de adaptación, «el reto no es tanto contar con más presupuesto, sino instaurar otra cultura de trabajo».

También coincidieron Solla y González Hidalgo en la necesidad de contar con los instrumentos necesarios para ofrecer nuevos servicios. Y si el portavoz del Principado adelantó que, por ejemplo, «se está poniendo banda ancha ultrarrápida a cuatrocientos espacios educativos que estaban completamente desatendidos», el gerente de Gijón Impulsa citó el caso del primer vehículo sin conductor implicado en un accidente mortal en Estados Unidos: «Hay que poner carreteras y una serie de infraestructuras para que esa tecnología funcione correctamente».

En todo caso, concluyó Solla, «estamos en un momento crítico» y en unos tiempos en los que «las empresas, en muchos casos deslocalizadas, se apoyan en los servicios locales». Un reto al que deben dar respuesta, al tiempo que González Hidalgo se refirió a «la necesidad de desarrollar empresas tecnológicas en la región», además de atraer a otras, para lo que «tiene que haber incentivos económicos».

«Lo importante es retener el talento», resumió Solla, que instó a que «agentes como la Universidad den un paso adelante, por ejemplo a la hora de adaptar los grados». Una implicación que también «debe involucrar a toda a sociedad» , mientras que a las administraciones les queda por delante del enorme desafío de «ser capaces de adelantarse a las necesidades de la ciudadanía».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos