El Comercio

Oviedo será sede de una investigación conjunta entre Estados Unidos y Europa

Alumnos norteamericanos y europeos implicados en el proyecto.
Alumnos norteamericanos y europeos implicados en el proyecto. / M. R.
  • Un equipo de dieciséis alumnos investiga las aplicaciones útiles de los sensores de movimiento en móviles y pulseras

La investigación estadounidense y la Universidad de Oviedo se disponen a estrechar lazos. El equivalente norteamericano al Ministerio de Investigación, la National Science Foundation, ha impulsado un campus de investigación en tierras asturianas para diez de sus estudiantes. De esta forma, la Escuela de Ingeniería Informática tendrá la oportunidad de indagar en la unión entre movimiento e informática. Esto es, aprovechar al máximo los sensores de móviles, pulseras y demás dispositivos electrónicos para detectar irregularidades en la forma de caminar, analizar las emisiones de un tubo de escape o poder detectar irregularidades en el camino para un invidente. Todo esto, en diez intensas semanas de aprendizaje.

«Ya que están aquí, los estadounidenses aprovecharán para hacer visitas culturales a Covadonga, a las cuevas de Tito Bustillo, al Muja, al Prerrománico asturiano... Un poco de todo», sostiene Daniel Fernández Lanvin, coordinador del proyecto. Una vez finalizada su estancia, los alumnos elaborarán un informe con sus conclusiones. Para que no estén solos en el proceso, la Universidad de Oviedo ha abierto una convocatoria para que seis estudiantes europeos comparta la experiencia. «Es un orgullo especial que nos hayan elegido, porque lo hicieron entre cuatro universidades sudamericanas y la Carlos III», concluye Fernández Lanvin.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate