Los piratas informáticos, el principal enemigo de la conducción autónoma

Las compañías tratan de blindar la seguridad de estos vehículos.
Las compañías tratan de blindar la seguridad de estos vehículos. / Google
TECNOLOGÍA

Los fallos de seguridad y los ataques con vehículos podrían retrasar la llegada de los vehículos sin conductor

INNOVA+Madrid

Evitar colisiones y otros obstáculos durante la conducción son los dos objetivos primordiales en los que trabajan los ingenieros encargados de arrancar los vehículos autónomos en los talleres de las grandes compañías que trabajan en ello.

La seguridad en carretera es uno de los pilares básicos de estos trabajos, pero la fortaleza de los sistemas que dan vida a estos vehículos cada vez cobra mayor importancia. En 2014, un grupo de hackers chinos tumbó la seguridad de un Tesla Model S.

En esa ocasión tan solo lograron manipular la apertura y cierre de puertas, así como la localización del vehículo. En el verano de 2015, el ataque fue más grave tras provocar el accidente de un Jeep tras acceder al software del vehículo a través del sistema de entretenimiento.

Este verano, Kaspersky Lab y AVL Software and Functions han unido sus fuerzas para colaborar en el desarrollo de la ciberseguridad en el mundo del motor. El pasado ejercicio, Mark Field, CEO de Ford, anunciaba que su compañía tendría listo en 2021 una flota de taxis urbanos. Aunque la mayoría de tecnológicas apunta a 2020 como la fecha elegida.

"Nuestros coches se comunican con el mundo exterior sólo cuando lo necesitan, por lo que no existe una línea continua de entrada al vehículo que pueda piratearse", explicó John Krafcik, CEO de Waymo (Google), en una entrevista a Financial Times.

La conexión de los vehículos con otros para evitar colisiones o para detectar peatones o semáforos puede ser una vía de entrada para los piratas informáticos. Además, envían continuamente información a la nube y reciben la ubicación de otros vehículos.

Toda esta información llega a un sistema central y esto puede provocar que los hackers tomen el control de los vehículos conectados y autónomos. Google trabaja, como el CEO de Waymo contó en FT, en blindar esa conexión.

Sin embargo, otras grandes marcas del sector como BMW aseguran que se deberán trabajar en grandes redes capaces de asimilar la gran cantidad de datos que se generarán continuamente en la circulación de estos coches. Las redes 5G son la clave, pero aún queda por ver cómo se hará frente a la seguridad para evitar ataques de los piratas informáticos.

Fotos

Vídeos