elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 17 / 19 || Mañana 16 / 21 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Admitido el recurso contra la central de ciclo combinado en Corvera

AVILES

Admitido el recurso contra la central de ciclo combinado en Corvera

Presentado por los ecologistas, pide que se anule la concesión de la licencia para construir la planta de ESBI en Nubledo

18.02.10 - 03:18 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha admitido a trámite el recurso presentado por el Colectivo Ecologista de Avilés contra la implantación en el municipio de Corvera de una central térmica de ciclo combinado, según anunció ayer Fructuoso Pontigo, portavoz del colectivo demandante.
Se trata de un recurso de alzada dirigido contra la decisión de la Dirección General de Política Energética y Minas, organismo dependiente del Ministerio de Industria, de otorgar la autorización a la empresa Asturias Generación de Electricidad SL, participada íntegramente por ESBI, la firma internacional de la irlandesa ESB, para instalar una central térmica de ciclo combinado en Nubledo. La planta produciría energía eléctrica a partir de la combustión de gas natural y el inicio de su construcción está previsto para el primer semestre del próximo año.
Los integrantes de la plataforma ciudadana creada para luchar contra la implantación de la central creen que, en esta ocasión, la crisis jugará a su favor, «dado que la cosa va para largo y habrá tiempo para dar marcha atrás a este proyecto».
El portavoz de plataforma, Jorge Lueje, lamentó que haya calado entre la población «el caramelo de la inyección económica que supondría la instalación de la térmica», al igual que la campaña para dar a entender que no contamina más que «un coche circulando por la autopista, y nada más lejos de la realidad».
Los argumentos del recurso se centran principalmente en el hecho de que la empresa «agravará la ya de por si penosa calidad del aire que respiramos en la comarca, que encabeza los peores ránking de salud ambiental de España», según matizó ayer Fructuoso Pontigo en declaraciones a este periódico.
El recurso hace especial hincapié en que la atmósfera local sufre las consecuencias «de los desproporcionados niveles de contaminación que traen consigo perniciosos efectos para la salud de sus habitantes», y cita la proliferación de enfermedades respiratorias, alérgicas, coronarias y de cáncer de pulmón.
Al respecto, el portavoz de los ecologista matiza que «cada vez tenemos más datos de afecciones directamente achacables a los altos niveles de contaminación que padecemos desde hace ya mucho tiempo. Es algo acumulativo».
En su recurso, los demandantes dejan constancia de la, a su juicio, «imposibilidad» de hacer cumplir las condiciones impuestas en el punto 5.27 de la Declaración de Impacto Ambiental publicada en el BOE 7-10-2008. Dicho punto hace referencia a que, en condiciones de funcionamiento, cuando sople el viento sureste en dirección a Avilés y se superan los límites de contaminación establecidos, la planta debería de parar. «¿Y quién va a controlar eso? Es algo que no tiene ningún sentido», puntualiza el portavoz del Colectivo Ecologista de Avilés.
En DuPont
La central se ubicaría en el área industrial de DuPont, a menos de dos kilómetros de las localidades de Nubledo, Cancienes y Los Campos, «que son las poblaciones más importantes afectadas, sin olvidarnos de Avilés, especialmente Villalegre y toda la zona sur del municipio». La instalación de dos grupos térmicos de ciclo combinado en Nubledo «agravará aún más esta situación, ya que durante su funcionamiento se incrementará extraordinariamente la presencia en la atmósfera de agentes contaminantes». Fructuoso Pontigo también se refiere a la existencia en las proximidades de espacios naturales, «como el embalse de Trasona y el humedal de La Furta», declarados de especial protección medioambiental.
El Colectivo Ecologista de Avilés pone como ejemplo de los principales elementos contaminantes que produce una planta como la que proyecta construir ESBI, de dos grupos de 430 megawatios térmicos, el monóxido de carbono (CO), el dióxido de carbono (CO2), los óxidos de nitrógeno (NOX), y el dióxido de azufre (SO2). De hecho la central liberaría cada hora, según los datos que aporta Fructuoso Pontigo, 311 toneladas de dióxido de carbono y 269 kilogramos de óxido de nitrógeno.
Según apunta el portavoz del Colectivo Ecologista de Avilés, este último gas es el que más contamina. «El óxido de nitrógeno es un irritante. Todas las estaciones de medición que existen en Asturias ya constatan que sufrimos unos niveles elevados de este gas, por encima del umbral de protección de la vegetación, y poner en marcha una central térmica de ciclo combinado incrementaría aún más los niveles», aclara el portavoz del Colectivo Ecologista de Avilés.
En su opinión, la planta de ciclo combinado «sería, por sí misma, medianamente contaminante. Lo que pasa es que ya tenemos en la misma zona a empresas como DuPont, Fertiberia o Arcelor. El problema es ese, que llueve sobre mojado», añadió.
Además, el estudio de impacto ambiental es, en su opinión, «incompleto», ya que, según denuncia el Colectivo Ecologista de Avilés, se ha limitado al de la instalación que ahora se autoriza, sin tener en cuenta el de otras estructuras asociadas, como son la línea de alta tensión que habría que construir para transportar la energía producida hasta Tabiella, en Valliniello, y el gasoducto que suministrará el combustible. «Sólo en Tabiella hay 32 líneas aéreas de alta tensión», puntualizó Fructuoso Pontigo.
Otro aspecto en el que se sustenta el recurso presentado contra el Ministerio de Industria es que la demanda de energía eléctrica en Asturias ya está cubierta.
Según Fructuoso Pontigo, «el Ministerio de Industria ha concedido la autorización en contra de los criterios que mantiene el propio Gobierno de España, que recomienda que las nuevas centrales se instalen únicamente en las zonas en las que la producción de energía no cubra la demanda, y no es el caso de Asturias».
El portavoz del Colectivo Ecologista de Avilés ahondó en este terreno. «Es una instalación a todas luces innecesaria. Asturias es una región exportadora de energía. Hay sobrecapacidad, y platear construir una nueva planta cuando ya se han puesto en marcha otras y con el consumo en descenso es, simplemente, un contrasentido, concluyó el portavoz del Colectivo Ecologista de Avilés, no sin antes declararse «claramente optimista» ante las posibilidades de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid falle a su favor.
Con rigor
El alcalde de Corvera, Luis Belarmino Moro, dejó entrever que opina todo lo contrario. En primer lugar, dejó claro que «en un estado democrático todo el mundo tiene derecho a a interponer una demanda cuando considere que se vulneran sus derechos».
A partir de ahí, Moro dejó muy claro que «tanto la empresa como las distintas administraciones implicadas en el procedimiento, muy especialmente el Ayuntamiento de Corvera, hemos cumplido escrupulosamente todos los trámites medioambientales que exige la normativa. Desde el punto de vista administrativo, estamos absolutamente tranquilos. En este caso, como en todos, hemos actuado con el más absoluto rigor», concluyó Luis Belarmino Moro.
En Tuenti
Admitido el recurso contra la central de ciclo combinado en Corvera

ESBI tiene previsto construir una central térmica en terrenos de DuPont, cerca de Nubledo. La empresa cuenta con una planta similar en Amorebieta (Guipuzcoa). :: MARIETA



El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.