elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
nuboso
Hoy 13 / 20 || Mañana 14 / 17 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«Hacer un nuevo horno en Arcelor no tiene sentido»

ECONOMÍA

«Hacer un nuevo horno en Arcelor no tiene sentido»

01.03.10 - 02:47 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Licenciado en Informática por la Universidad de Deusto, Guillermo Ulacia Arnaiz (Barakaldo, 1954), ocupó durante diez años la dirección general de Planos de Arcelor y ahora, tras pasar por la empresa Gamesa, es el presidente de la Agencia Vasca de la Innovación (Innobasque). Salió de Arcelor 26 días antes de que Mittal lanzara su OPA y ahora, cinco años después, recuerda algunos aspectos de aquel proceso. Fue clave en la privatización de Ensidesa y en la modernización de la compañía, pero optó por dejar Arcelor poco antes de que se convirtiera en el gran gigante del acero.
-¿Qué recuerdos guarda de su paso por Arcelor?
-Muy positivos. Hemos demostrado que eran falsos muchos de los tabúes y recelos que se levantaron.
-¿Qué aportó la entrada de Mittal en Arcelor?
-Volumen.
-¿Debe afrontar las inversiones ahora?
-Invertir en reposición para mantener la competitividad es importante y también hacerlo en investigación, desarrollo y nuevas aplicaciones del acero.
-¿Un nuevo horno alto para aumentar la producción?
-Tengo dudas sobre eso porque creo que el volumen no debe ser un factor determinante a la hora de tomar esa decisión. Un horno debe ser reformado porque está obsoleto o por otras razones, pero no tiene sentido que se haga para lograr más volumen de producción.
-Pero ese volumen consolidaría la industria siderúrgica en el Principado para muchos años.
-Ya no. Creo que más que volumen tenemos que apostar por una mayor transformación de los materiales y por incorporar productos de más valor añadido. Debemos pensar mucho menos en el volumen y más en la aplicación y no debemos obsesionarnos con llegar a tantas toneladas.
-¿Le preocupa que las inversiones se destinen ahora a mercados emergentes?
-Supongo que las inversiones del grupo se estarán haciendo allá donde se precisa cubrir las exigencias del mercado local. Las necesidades de los países emergentes y las nuestras son diferentes. De ahí la importancia que tiene la investigación, el desarrollo y la innovación porque hay consumo con diferentes necesidades y mercados donde determinados tipos de productos también van a tener su aplicación.
-¿Hacia dónde debería ir la siderurgia asturiana?
-Hacia nuevas aplicaciones y no hacia volumen. De todas formas, una inversión no excluye la otra. Me resulta difícil pensar que por hacer inversiones en países emergentes se abandonen las de aquí. Lo que ocurre es que aquí tendremos que ir sustituyendo criterios porque no hay mercado para tanta producción. Debemos dejar de pensar en que hay que hacer 10 millones de toneladas aquí para su consumo en Asia o en China.
-Usted siempre habló de la necesidad de que alrededor de Arcelor surgieran empresas innovadoras e investigadoras del acero. ¿Ha sabido Asturias aprovechar esta oportunidad? ¿Cómo puede seguir haciéndolo?
-Hace poco hemos tenido un buen ejemplo de eso con la inauguración de Dacero, del grupo Daniel Alonso. Ha habido otros con menos visibilidad y no me cabe duda de que van a seguir viniendo nuevos proyectos y otras propuestas. Me han comentado, por ejemplo, la posibilidad de nuevas aplicaciones del acero en la construcción y eso, además de generar trabajos de ingeniería, dará lugar a nuevos tipos de empresas.
-¿Fue un error que el Estado no se quedara con la acción de oro?
-No. Era lo que había que hacer en aquel momento y se consideró que era la mejor opción. Luxemburgo tenía una participación y los gobiernos de Valonia y Flandes también, pero las vendieron. Lo importante es disponer de una empresa con una solvencia financiera y fortaleza, músculo y conocimiento y no importa tanto quienes son sus accionistas.
Los sindicatos
-¿Qué fue lo más difícil del proceso?
-La desconfianza era importante. El entorno político no tenía muy claras las ideas, aunque estaban garantizadas las inversiones. Lo positivo fue que por vez primera en España se incorporó a los dos sindicatos mayoritarios a un consejo de administración. Eso sí que fue una auténtica innovación y resultó un éxito.
-¿Echó de menos Arcelor tras la mala experiencia de Gamesa?
-La experiencia de Gamesa no fue mala ni hubo ningún enfrentamiento. Yo fui con una misión a Gamesa que, entre otras, preveía un proceso de internacionalización de la compañía. Se acabó el ciclo y consideré que debía plantearme un nuevo desafío. Lo comuniqué y ya está.
-¿Cómo ve el panorama de las energías renovables en España?
-Tiene muchísimo mérito lo que hicimos y nos hemos convertido en una referencia mundial. España ha alcanzado un nivel extraordinario y sus empresas son líderes en generación de energía eólica, aunque ahora hay dificultades por el descenso de la demanda de energía.
-¿Qué le parece la energía nuclear?
-Dentro del 'mix' energético es algo que hay que tener. EE UU ha anunciado la puesta en marcha de una central, pero es sólo una, no es una apuesta por lo nuclear en exclusiva. Yo apostaría por la nuclear y por la renovable.
-¿Están los empresarios preparados para afrontar los nubarrones económicos que se avecinan?
-Si. Los empresarios no es la primera vez que se enfrentan a un periodo de crisis, lo cual quiere decir que la mentalización y preparación es la adecuada. Habrá empresas mejor preparadas y se dará el caso de empresas que cierren. Lo que deben hacer es adoptar medidas especiales para poder trabajar en este escenario de crisis mundial.
En Tuenti
«Hacer un nuevo horno en Arcelor no tiene sentido»

Guillermo Ulacia, durante unas jornadas celebradas la semana pasada en Oviedo. :: MARIO ROJAS

El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.