elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
lluvia
Hoy 7 / 13 || Mañana 6 / 11 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El hombre que mató a su mujer en Oviedo se ensañó con la víctima

Oviedo

El hombre que mató a su mujer en Oviedo se ensañó con la víctima

El homicida confeso fue evaluado ayer en el Área de Psiquiatría del Hospital Central de Asturias

02.03.10 - 03:20 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Eran las tres de la tarde del pasado domingo, cuando Manuel R. P., de 64 años y natural de Lugo, llamó por teléfono a su hijo. «He matado a tu madre», le dijo. Los agentes de la Policía Nacional se desplazaron hasta el lugar de los hechos, en el número 3-C de La Estrecha 46, en el barrio de La Corredoria. Cuando los policías entraron en el piso, se encontraron con el cuerpo de la mujer, Isabel Larriet Rodríguez, de 59 años, sentado en un sillón, en el que, según informaron ayer fuentes del caso, probablemente permanecía desde la noche del sábado. Por el estado del cadáver, los investigadores calculan que ese fue el momento del asesinato. Las mismas fuentes describieron que el presunto parricida se había «ensañado» con la víctima, que presentaba cuchilladas por todo el cuerpo, el cuello y en el rostro.
Aún no se sabe con exactitud a qué hora el hombre decidió matar a su mujer, dato que presumiblemente aclarará la autopsia realizada ayer a la mujer. El detenido aún no ha dicho nada al respecto, porque ayer pasó todo el día en el Área de Psiquiatría del Hospital Universitario Central de Asturias. Los médicos emplearon la jornada para evaluar el alcance de su trastorno, pues las primeras investigaciones policiales apuntan a que el presunto parricida padece una enfermedad mental. La misma que, según los vecinos, le habría obligado a jubilarse hace años de su ocupación como peón de la Construcción. Será precisamente en base a los informes sanitarios cuando el juez del caso determine si el hombre presta declaración en las dependencias policiales o lo hace directamente en los juzgados.
Quien sí testificó ante los agentes fue el hijo del presunto asesino y de la víctima. Tras recibir la inquietante llamada, el joven se presentó de inmediato en la vivienda (el 5º B del número 3-C de La Estrecha, en el barrio de La Corredoria). En su declaración el chico explicó que una vez en la casa su padre no respondía al portero automático ni abría la puerta de la casa, cerrada con las llaves colocadas en la parte interior de la cerradura. Le llamó por teléfono y Manuel le dijo que su madre estaba dormida y que él se había marchado a Gijón. Volvió a marcar el número del domicilio familiar, ya con los agentes en el lugar. «No me mientas sé que estás en casa. Abre la puerta», le persuadió el joven. Así, Manuel finalmente franqueó el paso sin oponer ninguna resistencia a los policías.
Sin violencia anterior
Ya desde el primer momento, los vecinos insistían en que la familia era aparentemente normal. «Nunca escuche nada raro, ni peleas ni nada», describió el vecino del descansillo, Rodolfo Prieto. En la Comisaría de la Policía, tampoco figuran denuncias anteriores por violencia de género. Aún así, según informaron fuentes policiales, en caso de que Manuel finalmente testifique ante la Policía Nacional será, previsiblemente, en el Servicio de Atención a la Familia, ya que podría tratarse del primer caso de violencia de género que se produce en la región en lo que va de año y el séptimo del país. Mañana se agotará el plazo de 72 horas de detención previsto por ley, por lo que pasará a disposición judicial si no lo hace antes.
El sábado pasearon juntos
Ayer, en el Centro Social El Cortijo, a escasos cien metros del lugar del suceso, todos comentaban el suceso. Isabel solía ir allí con su nieto y su hija. No así su marido, que «prefería pasear», describieron los vecinos. El matrimonio tenía dos hijos, un chico, que con 30 años se quedó viudo el pasado mes de octubre, y una chica, que pasaba la semana con su bebé en la casa de sus progenitores.
Cuentan los vecinos que el sábado por la tarde vieron a Isabel, funcionaria jubilada del SESPA, y Manuel paseando por el barrio. «Iban tan normales. Nunca dieron ningún problema en el vecindario, aunque él tenía problemas de salud», señaló un vecino que prefiere guardar el anonimato. Otra conocida del matrimonio explicó que el pasado jueves se había encontrado a Manuel paseando, como casi siempre. «Estaba muy triste. Me dijo que si no tuviera al nieto se quitaba de en medio», relató. Al parecer, con la muerte su nuera, de 29 años, el pasado mes de octubre, y de su hermana, la mujer de 62 años que apareció flotando junto al puerto marítimo de Gijón hace quince días, el estado anímico de Manuel «había empeorado».
La capilla ardiente de Isabel quedó ayer instalada en el Tanatorio de El Salvador. Mañana, los vecinos y amigos asistirán al funeral, que se celebrará a las cinco de la tarde en la iglesia San Juan Bautista de La Corredoria. Sus restos recibirán sepultura en el Cementerio de El Salvador.
En Tuenti
El hombre que mató a su mujer en Oviedo se ensañó con la víctima

El portal de La Estrecha, en La Corredoria, donde se produjo el asesinato. :: MARIO ROJAS



El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.