elcomercio.es
Jueves, 31 julio 2014
nuboso
Hoy 18 / 20 || Mañana 18 / 19 |
más información sobre el tiempo

TV

Cónyuges

18.04.10 - 02:21 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El matrimonio de Telecinco y Cuatro ya es un hecho. Cebrián desposa a Berlusconi. Si nos lo hubieran dicho hace un año, nadie lo habría creído, y menos después de ver las acometidas de Cuatro contra el presidente italiano y sus hábitos de ocio; pero el dinero tiene razones que la razón no entiende, como el corazón de Pascal, y la vida da unas vueltas que marearían al mismísimo Yuri Gagarin. Ahora, completada la operación, es el momento de hacer balance. Normalmente, en estas cosas todo el misterio consiste en saber quién ha sido el pez grande y quién el chico. ¿Cómo se averigua eso? Mirando quién gana más por arriba y quién pierde menos por abajo. Y en el caso de la fusión Cuatro-Telecinco, el paisaje parece bastante claro. Por abajo, en los mentideros de Mediaset (o sea, de Telecinco) nadie duda de que el principal palo se lo van a llevar en la redacción de Cuatro, que es donde se aplicará la reducción de plantilla, y no en Telecinco. O sea que quien pierde menos por abajo es la cadena de 'Sálvame'.
Y por arriba, es difícil sostener que Telecinco no es la más beneficiada: se queda con Cuatro y con un 22% de la plataforma Digital + (el mismo porcentaje que ya tiene Telefónica) por una cantidad relativamente módica, a saber, 491 millones de euros a tocateja y otros 500 millones en acciones de Telecinco. En los mentideros del otro lado, es decir, los de Prisa, dejan caer que el cerebro negociador de su casa, Juan Luis Cebrián, ha ido por lana y ha salido trasquilado; que se ha pasado de listo, vamos. ¿Por qué? Porque la situación actual de Telecinco, en términos de audiencia, influencia y prestigio, dista de ser envidiable, de manera que esos 500 millones en acciones de la cadena de J. J. Vázquez tienen un valor, cuando menos, arriesgado.
Cierto que Cebrián, en revancha, siempre puede decir -y con razón- que la alternativa era directamente el desplome, porque la deuda del grupo se hacía ya asfixiante. Ahora, y de cara al espectador, la incógnita es saber cómo afectará todo esto a las respectivas programaciones de Cuatro y Telecinco. Ya veremos.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti