elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
cubierto
Hoy 12 / 15 || Mañana 7 / 11 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Datos para una historia de la fotografía en Avilés

PLIEGOS DEL ALFOZ

Datos para una historia de la fotografía en Avilés

22.05.10 - 03:12 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Los inicios de la fotografía en Oviedo y Gijón y su evolución hasta la Guerra Civil han sido estudiados por autores como Francisco Crabiffosse en diversas publicaciones. Sin embargo, se sabe muy poco acerca de los pioneros del arte fotográfico en Avilés, y ni siquiera se ha publicado todavía una historia de la fotografía en esta villa. Hoy quiero ofrecer algunas noticias para esa historia local centrándome en la figura de uno de los grandes fotógrafos asturianos: Ramón García Duarte.
Nacido en Lugo de Llanera en 1862, hijo de un matrimonio de campesinos de economía desahogada, estudió en la Escuela de Bellas Artes de Oviedo. De notables cualidades como dibujante, seguramente empezó a colaborar como retocador e iluminador en alguno de los estudios fotográficos que desarrollaban su actividad en tan novedosa profesión en la capital asturiana. Así se inició en la práctica de la fotografía, aunque no empezó a trabajar pos su cuenta hasta alrededor del año 1885. Empezó a pensar entonces en la posibilidad de instalarse en alguna de las principales villa asturianas, y el que lo hiciera precisamente en Avilés fue resultado de varias circunstancias, entre las cuales destaca su compromiso con Asunción Ovies Mocorrea, con la que contrajo matrimonio el 27 de junio de 1888, en la capilla del Cristo del Rivero. Con ella tuvo nueve hijos, todos ellos nacidos en Avilés.
Según Francisco Crabiffosse, en la villa avilesina realizaban su labor como fotógrafos, desde la década de 1860, Louis Rapp, José Villaarmil, Marceliano Cuesta, José María Pérez Eguía, Acisclo Abásolo, José López Rivas y Aniceto González. Teodoro González Pumariega, «recién retornado de Cuba, se instalaría en 1888 en la calle La Industria», y en su estudio comenzó a trabajar Ramón García Duarte. Al año siguiente se independizó y abrió estudio propio en la calle de Rui Pérez, donde permaneció hasta 1891, cuando se trasladó por breve tiempo a la calle de la Fruta. Posteriormente se estableció en el número 22 de la calle de la Estación, en el barrio de Sabugo, hasta al menos el año 1900.
Ramón G. Duarte, en la calle de San Bernardo, y Gustavo Bellmunt, en la del Rivero, son los únicos fotógrafos que figuran en Avilés en la 'Guía general de Asturias' (año II, 1904), de José Gutiérrez Mayo y Gerardo Álvarez Uría. En la edición siguiente (1905) no figura ningún fotógrafo en Avilés. Duarte no se limitaba al ámbito avilesino, ya que trabajaba también en Gijón y en Oviedo. Fue un gran retratista que innovó los esquemas un tanto rígidos imperantes hasta entonces. Se ve especialmente en sus retratos femeninos, de posturas nuevas y desenvueltas, con gran dominio de la estética fotográfica más avanzada. Para Crabiffosse, está «a la altura de los mejores retratistas españoles de la época, como Franzen o Kaulak». Su fama como fotógrafo se extendió pronto por toda la región, lo que le obligó a ampliar la plantilla de su estudio con varios oficiales y aprendices, entre los que cabe destacar a sus sobrinos Manuel García Alonso e Hipólito García de la Fuente, que posteriormente se independizarían como fotógrafos, el primero de ellos en Avilés y el segundo en Oviedo.
En agosto de 1903 inauguró estudio en la calle Fruela de Oviedo, como sucursal de la central avilesina. Allí se desplazaba los jueves, viernes, sábados y domingos. El resto de los días trabajaba en Avilés, especialmente los lunes, día de mercado en esta villa, al que afluían muchas gentes de los alrededores que aprovechaban para fotografiarse. La atención de ambos estudios resultó imposible, por lo que en agosto de 1904 traspasó el local avilesino de la calle de la Estación al fotógrafo José Ibarra Rodríguez.
En ese periodo de un año en que funcionaron los dos estudios ovetense y avilesino de Duarte, había estado al frente del de la villa del Adelantado su sobrino Manuel García Alonso, que abrió en 1905 su propio local en Las Meanas (entonces parque del Retiro) y firmaba sus fotografías como 'Manuel Duarte', lo que provocó un enfrentamiento con su tío por el uso de su nombre comercial. A raíz de ello la firma pasó a ser 'Manuel Alonso (sobrino de Duarte)'. Toda su actividad se centró en Avilés, donde era conocido como Manolín Duarte, aunque colaboró asiduamente en periódicos, revistas y publicaciones regionales y nacionales. Falleció en 1955 y su interesante archivo, de placas de cristal y negativos, lamentablemente se perdió.
En Oviedo Ramón García Duarte consolidó su fama como gran retratista, remplazando a la dinastía fundada por los hermanos Ramón y Fernando del Fresno, que hasta entonces habían mantenido la hegemonía en dicha ciudad. En sus elaborados retratos, muchas veces retocados a lápiz o al óleo, contó con la colaboración de pintores y dibujantes como Augusto Junquera, Dionisio Muñoz de la Espada y José Prado Norniella. En 1912 trasladó su estudio a la calle de Gil de Jaz, donde continuó su labor con la ayuda de su hijo Ramón García Ovies, que falleció prematuramente en el cerco de Oviedo y poco después, también en 1936, murió Ramón García Duarte, uno de los grandes nombres, con formación académica, de la fotografía asturiana.
En Tuenti
Datos para una historia de la fotografía en Avilés

Procesión de la Virgen del Amor Hermoso en la calle de la Estación, hacia 1892. :: FOTO RAMÓN GARCÍA DUARTE



El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.