elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 9 / 13 || Mañana 9 / 13 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
El Muro, arrancado de cuajo

Asturias

El Muro, arrancado de cuajo

10.11.10 - 02:26 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Quince metros de barandilla del Muro arrancados de cuajo. Esa fue una de las imágenes más impactantes y más peligrosas que el primer gran temporal del otoño dejó ayer a su paso por Gijón, uno de los concejos más golpeados por los embates de 'Becky'.
El epicentro más castigado por los elementos fue precisamente el paseo que circunda una de las enseñas gijonesas: la playa de San Lorenzo. Allí, la fuerza de las olas, que llegaron a alcanzar los once metros y medio de altitud, provocó desperfectos en la zona de las escaleras 9 y 10, donde esos quince metros de barandilla fueron arrancados por las embestidas de la mar, al igual que farolas, bancos y papeleras. Asimismo, numerosas baldosas, zonas ajardinadas y uno de los módulos de la caseta de Salvamento resultaron dañados.
El riesgo que entrañaba la situación obligó a la Policía Local a acordonar el Muro desde la escalera 10 hasta la iglesia de San Pedro durante la pleamar, ya por la tarde, aunque también había sido cortado de forma preventiva durante la madrugada y por la mañana, y a desviar el tráfico en la zona del Náutico ante las acumulaciones de agua producidas por el oleaje a la altura de la calle Ventura Álvarez Sala, que impidieron la normal circulación de vehículos.
Las olas azotaron también con fuerza la zona comprendida entre las escaleras 18 y 19, donde el temporal arrancó otras dos farolas desde la base y más baldosas. Y también allí se produjeron acumulaciones de agua. Concretamente, en la senda peatonal del Piles.
El cauce del río se desbordó parcialmente debido a la conjunción del horario de la pleamar con el fuerte oleaje que, según la alcaldesa de Gijón, Paz Fernández Felgueroso, «fue fortísimo».
En concreto, las rachas de viento alcanzaron 84,6 kilómetros por hora y las olas llegaron a los 11,5 metros, según informó la Autoridad Portuaria, una altitud de récord que no llegó, sin embargo, a los más de 13 metros que se registraron en 2003 y 2008.
Felgueroso garantizó además que la reposición del tramo de el Muro derribado por el temporal se hará «lo antes posible» y destacó que El Musel resistió sin problemas el primer temporal que azotó la ampliación del puerto.
La regidora aprovechó para recordar que hay estudios que decían que las olas tendrían un 6% menos de altura, en alusión a uno de los efectos de la ampliación del puerto sobre la playa San Lorenzo. «Menos mal», ironizó.
Asimismo, apuntó que «se puede ver que la playa se mueve muchísimo» e incidió en que el día anterior se podía ver «cómo la arena había subido casi hasta arriba de las escaleras en la parte cercana a la caseta de Salvamento». Y auguró: «La playa estos días cambiará nuevamente, fuertemente».
Además de esas intervenciones a pie de San Lorenzo, el Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamentos de Gijón tuvo que realizar a lo largo de la jornada de ayer varias intervenciones derivadas del temporal, como el saneamiento de un muro de una nave abandonada en la calle de Los Blimales, en Tremañes, del que se habían desprendido algunos ladrillos en la parte superior. También procedió a la retirada de una persiana que presentaba riesgo de desprenderse en el tercer piso del número 29 de la calle de Aquilino Hurlé.
Otra intervención fue el desvío de un atasco registrado en el canalón interior de un inmueble en la calle de Espronceda número 17, accidentes menores. Como también de «menores» calificaron ayer fuentes de HC Energía los cortes del suministro eléctrico en varios puntos de la ciudad, que dejaron sin luz y sin televisión por cable a viviendas de barrios como El Coto ya por la tarde. Y lo que es peor: inútiles a numerosos semáforos que provocaron una suerte de caos circulatorio en la ciudad.
Miedo en Villaviciosa
La tormenta también se dejó sentir con intensidad en Villaviciosa, donde la peor parte se la llevó Tazones. Allí, de madrugada, las olas rebasaron el espigón, llegando a algunas calles y penetrando en cinco locales hosteleros.
«Sabíamos que tendríamos temporal, pero no imaginamos que fuera a ser tan grande», explicaba Enrique Rodríguez, del restaurante El Pescador, uno de los más próximos al mar. «Me despertaron a las 4.30 de la madrugada y, cuando llegué, estaba todo cubierto de agua. No veíamos las olas porque era de noche, pero sí que las oíamos. El mar entraba por debajo del puente, daba la vuelta por detrás de las casas y bajaba por la calle principal», recordaba, aún impresionado.
Los mayores de la localidad, como María Jesús Muslera, miraban con asombro las enormes olas que cruzaban la punta del muelle en dirección a Rodiles. «Nunca había visto la mar así. Metía miedo», aseguraba con la rotundidad de la voz de la experiencia.
El agua también entró en la rula y las olas dañaron varias de las embarcaciones, pese a que se encontraban en tierra. Así que, por la mañana, Tazones era un ir y venir de hosteleros y pescadores reparando desperfectos.
Otros de los lugares que se vieron dañados en el concejo fueron las playas de La Ñora y España. Según indicó el concejal de Obras y Servicios maliayo, Xicu Díaz, la mar las golpeó con tanta fuerza que arrancó parte del mobiliario como pasarelas de madera o contenedores de basura. Así fue como ambos arenales quedaron «llenos de maleza y porquería». Y lo mismo ocurrió en varias carreteras en las que se registraron argayos, como el que obligó a cortar un carril en la autopista A-8, en dirección a Oviedo.
Gozón, anegado
Mientras, en Gozón, la borrasca afectó a toda la costa del concejo, golpeando especialmente a la fachada marítima de Luanco, en el entorno de la playa de La Ribera.
Allí, a las seis y media de la mañana, coincidiendo con la pleamar, la fuerza del oleaje destrozó parcialmente el espigón, socavando el refuerzo de la pared, un punto por donde penetró la marea anegando todos los bajos de los edificios de la zona. Los mayores daños se produjeron en las fachadas exteriores y en el mobiliario de establecimientos de hostelería y en algunas viviendas particulares.
En el muelle interior, el temporal barrió prácticamente todas las instalaciones del Club Marítimo de Luanco y hundió una embarcación, afectando igualmente a otros barcos que se encontraban en la explanada del puerto. Y la fuerte marejada también provocó destrozos en algunos de los locales de la cofradía de pescadores.
Asimismo, el temporal causó desperfectos en las duchas y equipamientos de la playa de Moniello y también en la de Luanco. En la de Bañugues, el área recreativa volvió a ser pasto del oleaje, al igual que en el pasado temporal de junio, siendo otro punto de la costa afectado el viejo puerto de Llumeres, en Bañugues.
En la zona Sur del concejo se vieron afectadas algunas carreteras en el núcleo de San Juan, en el entorno de la ría de Avilés. Y, en Carreño, el balance era de tres embarcaciones de recreo hundidas en el muelle de Candás. Además, las olas dañaron un vehículo que estaba aparcado en las inmediaciones de la zona portuaria y causaron la rotura de una de las bajadas a los pantalanes de acceso a las lanchas, que quedó colgada del muelle.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El Muro, arrancado de cuajo

San Lorenzo. Decenas de curiosos sacaron ayer sus cámaras de fotos o de vídeo para inmortalizar la fuerza de la mar rompiendo en la zona media de la playa de San Lorenzo, ya acordonada por la Policía. :: PAÑEDA

El Muro, arrancado de cuajo

Tazones. La villa marinera fue la más golpeada en el concejo de Villaviciosa. Allí, la fuerza del oleaje, que llegó a rebasar el espigón y a entrar en varios establecimientos hosteleros, dejó imágenes tan impactantes como ésta. ::SIMAL

El Muro, arrancado de cuajo

Gijón. Varios gijoneses contemplan la acción de la mar sobre el rompeolas. Según la Autoridad Portuaria, alcanzaron los 11,50 metros, con un intervalo de 17,5 segundos. Se sumó una elevada carrera de marea de 4,90 metros. :: PAÑEDA

El Muro, arrancado de cuajo
El Muro, arrancado de cuajo

San Pedro. Durante la pleamar, ya por la tarde, la Policía Local de Gijón se vio obligada a cortar el tramo entre la iglesia de San Pedro, y la escalera 10. Sobre estas líneas, una ola tapa la escalera 0, conocida por La Cantábrica. :: CITOULA

Videos de Asturias
más videos [+]
Asturias


El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.