elcomercio.es
Jueves, 24 julio 2014
cubierto
Hoy 18 / 19 || Mañana 18 / 20 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Al servicio del pasaje

GIJÓN

Al servicio del pasaje

La tripulación del 'Norman Bridge', que cubre la línea de la autopista del mar, se dedica por entero a hacer agradable la travesía a los pasajeros

02.01.11 - 02:03 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Es como una gran familia de 36 personas en la que cada uno sabe sus funciones. Trabajan coordinados por un experimentado capitán, Graham Starkey, con el único objetivo de hacer que los pasajeros tengan una travesía lo más agradable posible a bordo del 'Norman Brige', el barco que cubre la línea de la autopista del mar entre Gijón y Nantes-Saint Nazaire. Igual de importantes son los oficiales que estudian la ruta de navegación como los técnicos que organizan el embarque de los vehículos, los encargados de la hotelería o el personal de máquinas.
Graham Starkey está a la cabeza de todo este equipo y en su puente cuenta con dos oficiales que le apoyan tanto en las labores de navegación como en la difícil tarea de distribuir la peculiar carga que transporta el buque. El 'Norman Bridge' inició el 8 se septiembre de 2010 el servicio de la autopista del mar que une los puertos de Gijón y Nantes-Saint Nazaire. Hasta fin de año lo utilizaron ya 5.000 personas y embarcó 1.800 camiones, 1.300 turismos y tres autobuses, según informó a EL COMERCIO Carlos Gutiérrez, representantes de Vapores Suardíaz Norte, agente marítimo, consignatario y comercial de la línea. Son unos números que llaman a la esperanza y la naviera está más que satisfecha con los resultados de estos primeros cuatro meses de experiencia.
Pero para que todo resulte satisfactorio, la tripulación del 'Norman Bridge' se dedica por entero a conseguir la plena satisfacción de los clientes. Una parte muy importante de ese trabajo corre por cuenta del servicio de hotelería del buque, cuyo responsable máximo es el portugués Fernando Soares, comisario de a bordo, quien explica que «trabajamos 12 horas todos los días con el único objetivo de satisfacer a nuestros pasajeros».
Apenas tienen tiempo de descanso. Los únicos momentos de cierto relajo para la tripulación llegan durante la noche en plena travesía y unas horas una vez atracados en puerto, entre el desembarque del pasaje y el embarque del siguiente viaje. Antes de emprender la travesía, en torno a las siete de la tarde, «tenemos que hacer la preparación del viaje, para estar seguros de que todo estará perfecto, con los preparativos de la comida, la limpieza, los camarotes...», apunta Soares. También tienen en cuenta si hay personas que precisarán de algún tratamiento especial, «bien por condiciones físicas o porque se trate de una familia con muchos niños».
El jefe de cocina y el cocinero, los portugueses Nuno y Elidio, se esfuerzan en preparar comida ibérica y francesa, pero uno de los platos que tiene más éxito es «la fabada. Les gusta mucho a los pasajeros franceses y a los camioneros, que suelen preferir las comidas más fuertes», señala el comisario de a bordo.
Y el trabajo está en aumento en el 'Norman Bridge', ya que el número de pasajeros va en un incremento paulatino: «Estamos en unos números muy buenos y estamos muy satisfechos, porque no esperábamos estos resultados tan grandes de pasajeros», asegura Fernando Soares.
Ibéricos
Pero, ¿cuál es la procedencia de los usuarios de esta línea? El responsable de la hotelería del barco habla de «ibéricos y franceses, pero sobre todo del Norte de España y del Norte de Portugal. Dentro de dos semanas empezará a aumentar el número de irlandeses, que cruzarán desde su país a Cherburgo y después cogerán la autopista del mar. Ambas líneas son de la misma compañía, así que les sale más económico».
Pero existe un sector del público con el que estos profesionales tienen una especial atención, y son los camioneros. Soares apunta que «son tan importantes como los pasajeros normales o, incluso, más, porque son personas que vienen de trabajo y precisan descansar durante toda la noche. El barco no tiene una gran cantidad de camarotes, aunque de momento es suficiente, por lo que solemos alojar dos camioneros por cabina, aunque no mezclamos nacionalidades, sino que procuramos que sean del mismo país o, incluso, de la misma compañía para que tengan una travesía más agradable».
El 'Norman Bridge' cuenta con 57 camarotes con una capacidad para unas 250 personas, incluso con dos cabinas preparadas para personas discapacitadas, así como 120 asientos reclinables. Todos los camarotes están equipados con un baño con ducha e, incluso, se puede viajar con mascotas, aunque deben quedarse en el coche o en unas jaulas especiales con que cuenta el barco. Además, a partir de pasado mañana, los viajeros podrán disfrutar de un cine en el que se ofrecerán películas en francés subtituladas en castellano o dobladas al español y subtituladas en francés. También hay multitud de juegos de mesa para los clientes y una zona específica para niños. Asimismo, disponen de ocho cunas para bebés completamente adaptadas para la travesía en barco.
Seguridad por duplicado
Pero para que la travesía por el mar Cantábrico sea lo más placentera posible es muy importante el papel del personal responsable de las máquinas del 'Norman Bridge'. En este departamento trabajan los dos únicos españoles con que cuenta la compañía británica Meridian en sus 16 barcos. Se trata del jefe de máquinas, Juan Castellanos, y del primer maquinista, José Llobet. «Nuestro equipo realiza el mantenimiento diario de las motores y de todas las máquinas auxiliares», explica Castellanos. Para mayor seguridad, cuenta con todos los sistemas del barco por duplicado e, incluso, tienen cuatro motores con un total de 9.000 caballos para las dos hélices del barco.
Los cargos más altos del barco, como el capitán, los dos primeros oficiales y el jefe de máquinas, trabajan cuatro semanas seguidas y descansan otras cuatro, mientras que el resto de la tripulación trabaja dos meses y descansa uno, «que es lo más normal en la marina mercante», dice Castellanos.
El jefe de máquinas indica que el Golfo de Vizcaya no es especialmente duro para las máquinas del barco, «porque cuando hay muy mal tiempo quitamos máquina para que no sufra. Es como un camión cuando sube una cuesta, que baja la velocidad. Lo que más sufre en un temporal es la estructura del barco, por los golpes de mar. Es por eso por lo que en algunos buques en el costado se ve todo el costillar, no porque esté mal construido. Cuando hubo la tormenta de la ciclogénesis explosiva lo pasamos muy mal, y eso que nosotros estamos acostumbrados; no quiero pensar en los pasajeros».
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Al servicio del pasaje

Un marinero polaco limpia la rampa de acceso a la bodega del 'Norman Bridge'. :: JOAQUÍN PAÑEDA

Al servicio del pasaje

El capitán, a la derecha, con el jefe de máquinas, los oficiales y el comisario de a bordo, en el puente de mando del barco. :: PAÑEDA

Al servicio del pasaje

Juan Castellanos, junto a uno de los cuatro motores. :: PAÑEDA

Al servicio del pasaje

Un operario realiza labores de mantenimiento en cubierta. :: PAÑEDA

Videos de Local
más videos [+]
Local