elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 16 / 26 || Mañana 14 / 19 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Seis de cada diez votos del ex ministro procederían del PP

Politica

Seis de cada diez votos del ex ministro procederían del PP

Tras su ex partido, la mayor procedencia de los apoyos vendría de quienes no votaron o lo hicieron en blanco en las pasadas elecciones

23.01.11 - 02:01 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Es una de las preguntas que más interés y curiosidad suscitan. Con un partido casquista en la batalla de las urnas, ¿a qué otras formaciones políticas 'robaría' los votos que conformarían su espacio electoral y saldrían, por tanto, perjudicadas? La encuesta de Asturbarómetro da una respuesta clara. Nada más y nada menos que el 62,2% del respaldo que obtendría Francisco Álvarez-Cascos procedería del electorado del Partido Popular, que sería, por tanto, la principal víctima de la irrupción del ex ministro de Fomento en la vida política asturiana. El PSOE, aunque menos, también saldría 'tocado'.
El sondeo vendría así a constatar que entre el votante natural del PP asturiano era mayoritario el deseo de que Cascos fuera el candidato popular en las autonómicas de mayo. Ni la dirección nacional ni la regional compartieron ese criterio y optaron por Isabel Pérez-Espinosa, que será quien finalmente luzca en los carteles.
La polémica interna desembocó en la salida de Álvarez-Cascos del PP, un camino que, en términos de respaldo electoral, parecen dispuestos a seguir buena parte de los tradicionales adeptos de la formación conservadora. Seis de cada diez avales que conseguiría el ex ministro de Fomento tendrían este origen.
Siendo el PP el principal afectado por la aparición de un nuevo partido político, no es el único. También el PSOE tendría que sufrir una fuga de votos hacia la alternativa casquista, aunque en menor medida. En concreto, un 9,1% de los sufragios que acabarían en la urna del ex ministro saldrían de quienes en los comicios de 2007 eligieron la papeleta socialista. Aunque el porcentaje es notablemente más modesto que en el caso del PP, también hace daño, máxime cuando la amenaza de desmovilización del votante socialista por la gestión de la crisis económica hace que cada sufragio tenga una relevancia especial.
Estando el PSOE y Cascos en polos opuestos, ¿es factible ese trasvase de votos? Hay margen para ello. Quizá no en el electorado socialista más puro, pero sí en quienes, sin estar ideológicamente adscritos a ningún partido, respaldaron en los últimos comicios al PSOE por unas u otras razones. Ese perfil sí tiene más margen para desplazar su voto.
Pero más que de la izquierda, Cascos movería a quienes en las anteriores elecciones no votaron o lo hicieron en blanco. Hasta un 21,7% de los apoyos del ex ministro proceden de ese espectro de la población, descontento con todas las ofertas políticas.
En último término, y aunque en un porcentaje bastante reducido, la alternativa casquista también se nutriría con apoyos llegados de las filas de IU. Sería una aportación modesta, el 0,7% del total, y no parece que genere un daño irreversible sobre las expectativas de la coalición. Es verdad que no crecería, pero mantendrá en 2011 un respaldo del 9,6%, similar al 9,9% de 2007.
En Tuenti


El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.