elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
llovizna
Hoy 2 / 12 || Mañana 6 / 11 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Fernández-Ordóñez desmenuza las raíces del español al entrar en la RAE

Cultura

Fernández-Ordóñez desmenuza las raíces del español al entrar en la RAE

La filóloga y titular del sillón 'P' rastrea las aportaciones galaicas, catalanas y astures que se fundieron en el crisol de nuestro idioma

14.02.11 - 02:14 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Inés Fernández-Ordóñez ya es académica de pleno derecho. La filóloga, electa desde diciembre de 2008, pronunció ayer su discurso de ingreso en la Real Academia Española y tomó posesión de la silla P, antes del poeta asturiano Ángel González. Sobre 'La lengua de Castilla y la formación del español' versó el discurso la quinta mujer con asiento entre los 46 de la docta casa, la séptima en los tres siglos de historia de la RAE. Fue un erudito recorrido por las hondas y múltiples raíces de nuestro idioma con el que esta gran especialista en dialectología demostró que el origen de nuestra lengua no tiene una única semilla y que, por tanto, «no debe identificarse en exclusiva con el castellano». Que, en contra de la tesis de Menéndez Pidal, Castilla no atesora el tarro de las esencias que hoy caracterizan a nuestra lengua, conformada con aportaciones de galaicos, catalanes, astures o navarros.
El español es un crisol de rasgos lingüísticos de dispar procedencia -asturleoneses, navarroaragoneses, gallegoportugueses, catalanes- que confluyeron sobre el centro peninsular, sin que podamos identificarlos solo con la lengua de Castilla. Es la idea central del extenso discurso de esta catedrática especialista en dialectología y en la variación gramatical, al que contestó el vicedirector José Antonio Pascual.
Rebatió Fernández Ordoñez la reconstrucción histórica tradicional de Ramón Menéndez Pidal, para quien el castellano se extendió del norte hacia el centro y sur peninsulares con la conquista medieval de al-Andalusm en paralelo a la expansión militar que determinó la castellanización de las tierras conquistadas y, tras la anexión política, la de los reinos de León, Navarra y Aragón. Una tesis matizable, dado que, según la filóloga, que sostiene que fuentes como el Atlas lingüístico de la Península Ibérica «no corroboran esa reconstrucción». Las encuestas del Atlas muestran un panorama «mucho más complejo de la historia del español, tanto para la fonética como para la gramática y el léxico».
«No siempre fue Castilla el foco geográfico en el que se originaron los rasgos lingüísticos que caracterizan hoy al español, ni puede estimarse que esté solo en Castilla la impronta definitoria de nuestra lengua» insistió la filóloga. Los patrones de distribución geográfica de muchas palabras tradicionales revelan la «convivencia» en Castilla de variedades diversas empleadas en territorios jurisdiccionalmente no castellanos, como León, Navarra o Aragón. Se evidencian así los «amplios márgenes de nuestra lengua», con rasgos lingüísticos de origen occidental -asturleonés, gallego o portugués- y oriental -navarro, aragonés o catalán-, como los pronombres nosotros y vosotros, o los tiempos compuestos que se dieron mucho antes en la corona de Aragón que en Castilla.
Evolución
«La evolución de nuestra lengua se explica como parte de un proceso que ha afectado a muchas lenguas europeas occidentales, no solo románicas» sostuvo la académica que incidió en el «cambio permanente» de sociedades y lenguas. «Un relato cabal de la evolución de nuestra lengua debe abordarse, al menos, en un contexto peninsular, si no es románico o, incluso, europeo» propuso.
«La denominación que se generalizó para nuestra lengua desde el siglo XIII, cuando Alfonso X proclamó escribir en lenguaje de Castilla o romance castellano, no nos debe llevar a engaño. Desde un punto de vista político, bien podemos llamar castellano a todas las variedades incluidas bajo esa jurisdicción. Desde el punto de vista lingüístico, ciertamente no», sostiene.
«Recurriré a palabras del poeta. Para que nuestra lengua se llame tal 'fue necesario un ancho espacio / y un largo tiempo', fértiles contactos, hablantes y más hablantes, fundiéndose incesantes en hablantes nuevos. 'Solsticios y equinoccios alumbraron / con su cambiante luz, su vario cielo, el viaje milenario' de nuestra lengua, cuyo fruto presente, último y momentáneo eslabón de una cadena, no puede definirse por la sola germinación de la semilla que se pretendió primera», concluyó.
En Tuenti
Fernández-Ordóñez desmenuza las raíces del español al entrar en la RAE

Inés Fernández-Ordóñez, durante su discurso de ingreso en la RAE. :: EFE



El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.