elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
llovizna
Hoy 9 / 18 || Mañana 7 / 18 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Revolución alimentaria

Sociedad

Revolución alimentaria

15.02.11 - 03:10 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Comparar la leche materna con las leches artificiales ha sido algo habitual desde que surgieron estos sustitutivos alimentarios para los bebés. Ahora, esa comparación ha ido mucho más lejos, gracias a los estudios de un grupo de científicos asturianos que ha conseguido saber cómo se mueven por el organismo de los recién nacidos los minerales de una y otra leche. Esa observación permite conocer si sustancias como el zinc, el calcio o el hierro, tan necesarias para el desarrollo de los pequeños, se encuentran en las leches artificiales del mismo modo que en la materna y a partir de ahí conocer si realmente llegan a su destino y cumplen su función como nutrientes. «Como cabía esperar -explica el director de este grupo de científicos, el doctor Alfredo Sanz Medel,- no tenían nada que ver porque, por ejemplo, el hierro estaba en una fórmula química distinta a como se presentaba en la leche materna». Hasta aquí la constatación, una vez más, de que el alimento de la madre es el más completo y adecuado para el metabolismo del niño, pero ahora gracias al avance logrado por los investigadores del Grupo de Espectometría Analítica de la Universidad de Oviedo, que contaron con la colaboración del Serbvicio de Neonatología del Hospital Central de Asturias, se puede establecer el recorrido de esos minerales una vez ingeridos y conocer también cómo se metabolizan incorporándose a biomoléculas como las proteínas, por lo que de alguna manera se podría llegar a producir artificialmente la leche materna.
El doctor Alfredo Sanz explica que «realmente estamos ante una revolución sobre todo si se tiene en cuenta que hasta ahora una experiencia similar a esta que explicamos se obtenía gracias al empleo de isótopos radioactivos que, claro, sólo se podían probar en ratas y no en personas. Nosotros hemos conseguido isótopos marcados pero estables que no son radiactivos y que por lo tanto no dañan al organismo humano».
Y todo ello gracias a años de estudio y comparación entre leches, pero también gracias a un método analítico llamado ICP-MASAS, «un aparatazo de esos que valen alrededor de 200.000 euros y que son capaces de ver cantidades minúsculas». Este aparato ensayado en ratones lactantes permite establecer qué cantidad de elementos esenciales presente en el alimento se han absorbido y qué forma química se absorbe mejor, además de la ruta que ha seguido por el cuerpo. Sus resultados apuntan a que el horizonte internacional de los estudios metabólicos y nutricionales está abriéndose, y Asturias contribuye a ello.
El Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación del Principado (PCTI) ha apoyado estos ensayos, desarrollados, que también cuentan con financiación de la empresa Laboratorios Ordesa.
Dice Alfredo Sanz Medel que lo ideal sería poder aplicar esta ciencia a la producción de nuevas leches para mejorar la alimentación, sobre todo, de los niños prematuros, pero advierte de que primero «se necesitaría concienciar a los legisladores porque aunque un laboratorio quisiera aplicar este conocimiento no podría hacerlo de golpe dado que la legislación alimentaria no lo permitiría». Una cuestión peliaguda, pero que Sanz Medel y su equipo esperan conseguir: «Como investigadores perseguimos ese reto y conseguir que empresas innovadoras nos apoyen».
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Revolución alimentaria

Los doctores Alfredo Sanz Medel, José López Sastre y María Luisa Fernández Sánchez, participantes en el estudio. :: E,C.



El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.