elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 17 / 19 || Mañana 16 / 21 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
La Música ya no se fía

Oviedo

La Música ya no se fía

23.02.11 - 03:22 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El disgusto para Puri Méndez, propietaria de La Malayerba, fue mayúsculo. El pasado viernes recibió una notificación del Ayuntamiento prohibiendo las actuaciones en directo en su local. No tiene licencia para albergar conciertos, como el resto de bares de la ciudad desde el año 2003, cuando la ley del silencio se instauró por mandato municipal. Pero desde finales de 2009, los hosteleros comenzaron a rebelarse.
Son más y cada vez mejor organizados: la Asociación La Cuesta, que aglutina a los bares de Martínez Vigil; la calle de Las Cañas, en Alfonso III El Magno; y varios grupos de hosteleros y promotores amateur, como La Radio de Cristal, que además de gestionar sus negocios contratan a bandas por su cuenta y riesgo. Una nueva generación de hosteleros que se ha propuesto resucitar la cultura. Hasta que la pasada semana se dieron de bruces con el Consistorio y la Policía Local.
«Desde que la ciudad quedara fuera de la Candidatura a Capital Europea de la Cultura en 2016, en octubre, los agentes municipales comenzaron a presentarse en el bar», explica Meri Pérez, encargada del bar Al fondo hay sitio. Continuos toques de atención que el fin de semana se convirtieron en prohibición. «Suspendimos la actuación, no nos quedó más remedio», reconoce Pérez. Lo mismo que Puri Méndez. El domingo celebró su último 'Vermú de autor', una alternativa para tomar el aperitivo mientras algún músico tocaba en acústico. El bar se llenó más de lo normal: Jorge de Ilegales, Pablo Moro, los integrantes del grupo Delagua, Ivo, de Muñeco Vudú, Julio Riesgo, de La Antigua Estación, además de decenas de aficionados a la música, se concentraron en el local. Y allí comenzó el contraataque.
Los empresarios, músicos y ciudadanos iniciaron una recogida de firmas que se ha extendido rápidamente por las redes sociales. El fin, una semana para reunir rúbricas de protesta por las suspensiones. Parece que funciona. Ayer, la web, que recopila las quejas bajo el lema 'Cultura libre Oviedo', ya sumaba casi 700 firmantes, aparte de las hojas repartidas por seis locales, aún sin contabilizar. También preparan una concentración el domingo a las 13.00 ante el Consitorio.
Tal vez por la velocidad con que se ha propagado el malestar, el concejal de Licencias, Alberto Mortera, se comprometió ayer a cambiar las ordenanzas municipales. «Mortera ha reconocido que existe un vacío legal, porque o tienes licencia para discoteca o no puedes programar actuaciones en directo», cuenta Puri Méndez. No se fían. Las buenas intenciones les parecen «muy bien», pero los hosteleros quieren «un compromiso por escrito».
«Voy a ir al Ayuntamiento mañana mismo (por hoy) a pedir garantías. No quiero arriesgarme. Lo único que tengo por escrito es una orden para que suspenda las actuaciones o si no me cierran el bar en diez días», insiste Méndez. No será la única, lo harán también un buen puñado de hosterleros.
Mortera ya se comprometió en noviembre de 2009 a modificar la normativa. Defendió, entonces, que «si los bares con licencia de música amplificada pueden emitir 85 decibelios, ¿por qué no va a poder hacerse música en directo dentro de los mismos límites? La decisión de prohibir los conciertos se tomó tras una alarma excesiva». Ayer, este periódico no pudo ponerse en contacto con el edil para que explicara los términos del nuevo cambio.
El apoyo de los músicos
No sólo tocan, también son asiduos a los conciertos. Y son muchos. La proliferación de bandas y cantantes ha crecido constantemente en los últimos años «y somos amigos que nos llevamos bien. Nos movilizamos y quizás tenemos cierto poder», reconoce el músico Alfredo González. A él le cuesta entender el criterio municipal que por un lado facilita locales de ensayo y por otro impide que esos mismos grupos muestren su música a los ciudadanos. «Para nosotros la música es cultura y para ellos, ruido».
Javier Vallina, o lo que es lo mismo Bueno, va un poco más allá. Cuenta que cuando los conciertos volvieron a la ciudad costaba trabajo que el público asistiera por la falta de costumbre. Justo ahora que ese paso ya estaba dado, «llega este freno a una actividad que estaba creando un tejido, tanto en los músicos como en el público, que llegaba a ver un grupo desde otras ciudades y se quedaba a pasar el fin de semana». Además, sin que el Ayuntamiento se gastara un euro. «Se ha hecho todo con iniciativas privadas sin ningún tipo de subvención».
El músico de Langreo lamenta que las políticas de la Administración local sean más habituales de lo deseable. «En lugar de buscar un punto de encuentro en horarios, muchas veces los responsables municipales se centran sólo en prohibir». Vallina asistió ayer a la asamblea de reciente creación SOS Cultura. Unas 50 personas se reunieron ante el Mateín para debatir sobre la suspensión de los conciertos, elaborar propuestas y organizar la movilización del domingo. Cuentan con el apoyo de las Juventudes Socialistas de Oviedo, que, en un comunicado enviado ayer, consideran «inaceptable la persecución que se realiza en la ciudad a los conciertos en vivo, que sobreviven a duras penas en locales privados».
Los únicos contentos, aunque con cautelas, son algunos vecinos del Antiguo. «No es una prohibición, se trata de aplicar la normativa. Lo llevamos pidiendo años, a lo mejor se han dado cuenta de que son los responsables de aplicar la norma, que quizás no lo han hecho por desidia política», subrayó Juan García, de la Asociación de Vecinos del Oviedo Antiguo. «A mi, en cambio, los vecinos me piden que no deje de hacer conciertos, porque nunca finalizan después de las 23.00», contrapone Valerio Espina, dueño del Ipop. El lunes tenía programada una actuación de la banda americana Tyvek. Al final tocaron en La Antigua. Malabarismos para ver música en directo.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
La Música ya no se fía

SOS Cultura organizó ayer una asamblea en la plaza del Paraguas para debatir sobre la falta de alternativas culturales en la ciudad, en particular, el tema de los conciertos :: J. DÍAZ



El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.