elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
llovizna
Hoy 18 / 19 || Mañana 15 / 18 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El secreto de Sergio

Sociedad

El secreto de Sergio

26.06.11 - 02:39 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Sergio es un chaval normal de trece para catorce años. Como él me dice, mirando hacia abajo y sonriendo, todos los chavales son normales pero cada uno lo es de una manera diferente. A él, como a todos, le importan muchas cosas y no le da demasiada importancia a una de sus características más notables: su coeficiente de inteligencia está por encima de los 130. Los psicólogos lo han catalogado como 'superdotado', una característica que tan sólo se da entre un 2 % de la población, y esta circunstancia, lejos a veces de representar una ventaja, puede suponer para estos muchachos un motivo de aislamiento. Las escuelas no están exactamente preparadas para personas que entienden y retienen conceptos a la primera. Se repiten una y otra vez, como es natural, para que todos los entiendan, y los niños 'superdotados' se aburren y se van a su mundo donde todo responde a una lógica exacta y confortable.
Marta, su madre, una persona combativa y muy orgullosa de su hijo, no ha cejado de luchar desde que un psicólogo descubrió el secreto de Sergio. Se niega a que las altas capacidades intelectuales de su hijo puedan llegar a ser una rémora en el desarrollo intelectual de su hijo. Y ha tenido que luchar mucho, y sigue luchando, porque su hijo tenga una educación adecuada.
Sergio va a un instituto público y va haciendo sus cursos de la ESO. Le gusta la magia -va a clases con un mago-- y le apasiona la paleontología y la mitología. Le costó aprender a leer porque los libros infantiles que le daban no le gustaban para nada. Un día le dijo a su madre:
-¿Sabes, Marta? Cuando yo sepa leer no leeré esos libros que les gustan a los niños; leeré esos otros de mayores. Un chaval normal de trece para catorce años se encuentra, como todos los adolescentes, de bruces con el enigma de la vida social.
Unos lo llevan mejor, otros peor. No le pregunté a Sergio, y bien que me pesa ahora que transcribo mis notas, si ha leído ya 'El guardián entre el centeno', de Salinger. Si no lo ha hecho, es una felicidad que le espera; si lo ha hecho, ya sabrá que la felicidad, incluso la menos esquiva, tiene algo de triste que perdura.
Le pregunto si le gusta el ajedrez, por ver si el tópico tiene alguna razón de ser, y me dice que jugó a los once años, ganó y se aburrió. Se encoge de hombros y rápidamente me aclara que lo suyo no son las matemáticas.
A Sergio le gusta leer y dibujar. Le apasionan los cómics, pero no por su historia externa sino por la historia escondida que trazan los dibujos. Nos vemos en el parque que queda al lado de su casa y tal vez hubiese sido mejor vernos en su habitación. Una habitación acaba siempre por adquirir la forma del alma de su habitante. Quizás allí podría haber visto sus dibujos, la tristeza y la alegría de la mano tendidas en una misma perspectiva.
Su madre pone sobre el tapete la cuestión: Sergio tiene probadas altas calificaciones intelectuales, pero también una inadecuada integración social. Esta última es una característica que yo me he encontrado muy a menudo: los sabios suelen ser muy tímidos. Sergio necesita un refuerzo que le ayude a encontrar su centro de intereses. Cualquier ventaja puede convertirse en obstáculo. Marta me aclara que el hecho de que sea un chaval con aptitudes intelectuales muy desarrolladas, no implica que no pueda presentar algún tipo de problema de aprendizaje ni tampoco que no necesite de apoyo en alguna materia concreta.
EL COMERCIO informaba, hace poco, de que Francisco Martín del Buey, catedrático de Psicología Evolutiva, había presentado un informe sobre la personalidad de los 'superdotados' . «Los adolescentes con alta capacidad presentan ansiedad social y timidez», decía.
Desde APADAC, la asociación de padres de estos niños, se buscan y reclaman soluciones. Tienen algo muy claro: el talento innato no perdura si no se cultiva convenientemente.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El secreto de Sergio

Sergio, un niño superdotado con un coeficiente de 130, mira en el cristal las palabras que nombran aquello que más le gusta. ::^PAÑEDA



El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.