elcomercio.es
Martes, 23 septiembre 2014
claros
Hoy 16 / 19 || Mañana 15 / 19 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Planes educativos contra el botellón

GIJÓN

Planes educativos contra el botellón

01.09.11 - 02:37 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«La represión no sirve ni servirá para acabar con el botellón. No es tan sólo un problema de orden público, también lo es de salud y de educación». Esta es la respuesta de la Escuela de Salud Comunitaria (ESCO), un movimiento compuesto por las asociaciones de vecinos de La Arena, Jovellanos, La Providencia y El Polígono, además de por la Federación de Asociaciones de Vecinos de Villaviciosa y la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública en Asturias, y que también cuenta con la «estrecha» colaboración de otras entidades relacionadas con la salud integral comunitaria, como la Sociedad de Enfermería de Atención Primaria de Asturias (SEAPA).
Para ellos, que los jóvenes se reúnan forma parte de un proceso de socialización realmente común entre todas las personas. «¿Quién no ha sido joven y ha quedado con sus amigos para buscar pareja o como simple forma de pasarlo bien?», se pregunta Emilio Parajón, vocal de la asociación de La Arena. «Por supuesto que estamos ante un problema que debemos solucionar. Pero también es cierto que las trifulcas que un pequeño porcentaje de jóvenes provocan, las tensiones creadas entre vecinos y chavales y los llamativos titulares que algunas veces publican los medios de comunicación desvirtúan la realidad. Que los jóvenes socialicen es muy positivo, pero no las terribles ingestas de alcohol que fin de semana sí y otro también se vienen dando. Son muy preocupantes», indica Parajón.
No son los únicos con los que este grupo se muestra crítico. «Hemos participado en numerosos foros y encuentros y siempre nos encontramos con grandes ausentes, sobre todo del sector sanitario. ¿Por qué? Pues por la consideración que todos los organismos que componen el tejido social tienen del botellón. Lo consideran un problema de orden público, cuando en realidad también lo es de salud. Necesitamos que los entes sanitarios se involucren, sobre todo desde la atención primaria, y eduquen y prevengan a los jóvenes sobre los grandes problemas de salud que las ingentes cantidades de alcohol que consumen provocan en su organismo. Necesitamos que los Consejos de Salud, tanto de área como de zonas, se hagan presentes dentro del fenómeno del botellón».
¿Cómo combatirlo?. «Es muy difícil de saber. Lo que tenemos claro es que hay que modificar la educación global de todos los ciudadanos. Existe una concepción muy peligrosa sobre el alcohol. En todas las reuniones entre amigos y familiares, sean festivas o no, siempre hay alcohol de por medio. Los niños, que siempre quieren ser adultos, ven a sus padres beber y consideran esta práctica como algo bueno. Esto hay que cambiarlo. Siempre se dice que hay que modificar estas ideas en el colegio, pero no. Los principales agentes influenciadores son los padres, son ellos los que deben tener cuidado con los sitios que frecuentan con sus hijos. Ellos los ven beber, y cuando son mayores, lo consideran algo normal».
La edad, motivo de análisis
La edad mínima legal es el único aspecto que provoca ciertas diferencias dentro del colectivo, aunque todos coinciden en señalar que «esta medida sirve para hacer más difícil el acceso a una opción que es perturbadora de la salud. Por lo que si se mira por este lado, estamos de acuerdo». A pesar de ello, las reflexiones van más allá del planteamiento legal. «Todos saben que la edad de inicio en el consumo de alcohol es mucho más temprana. No hay más que asomarse una sábado por la tarde a alguna plaza donde hay botellones. Hay niños y niñas de 12, 13 y 14 años bebiendo. Se supone que no llegan a la edad mínima actual -situada en 16 años- para comprar alcohol. ¿Quién se lo compra y quién se lo vende si no pueden tener acceso a ello?», se pregunta Fernanda del Castillo, de la SEAPA. «Esto es lo que se debería analizar de verdad. El porqué de que estos chicos beban a edades tan tempranas. Claro que el aumento de la edad mínima limitará un poco las cosas, pero no será ni mucho menos la solución». Para ello, desde la escuela también se analizan posibles desencadenantes que lleven a la juventud a ingerir alcohol como principal modo de ocio. «Deberían existir otras alternativas. Es muy posible que los jóvenes, a la hora de divertirse, sólo encuentren la opción de salir a beber para pasárselo bien. Entras en un bar y es raro ver a la gente bailar, casi todos están arrimados a la barra bebiendo», explica Tita Caravera, presidenta de la asociación de La Arena, quien también analiza el devenir de entidades como Abierto hasta el Amanecer: «Hay un gran grupo de jóvenes al que quizás no les guste salir de noche y participen en los programas de Abierto, pero tengo la sensación de que se han quedado un poco estancados, de que no son capaces de llegar a nuevos públicos. Creo que deberían focalizar sus esfuerzos en desarrollar otro tipo de actividades socializadoras, basadas en lo que buscan los jóvenes cuando salen de botellón pero sin alcohol de por medio».
Sin acuerdo
Este análisis sobre el botellón, que fue presentado a los ayuntamientos que forman parte del área de actuación de la ESCO -Gijón, Gozón, Villaviciosa y Carreño, única corporación que atendió personalmente a la escuela- parece no haber recibido el apoyo institucional deseado. «No quisieron comprometerse porque acababan de celebrarse las elecciones. Suponemos que el cambio político hizo bastante en este sentido», indican. A pesar de ello, hay un punto que levanta ciertas sospechas, relacionado, «fundamentalmente», con el dinero. «En Asturias se celebran festivales y concursos de sidra que son una clara incitación al inicio del consumo abusivo de alcohol. Creemos que esto no hace demasiada gracia a los ayuntamientos, que son, en muchos casos, los impulsores de este tipo de eventos». Involucrar a los Consejos de Salud y mantener a la niñez libre de alcohol son otros de los objetivos. «Los niños aprenden de los padres. Debemos hacer todo lo posible para retrasar la entrada de la figura del alcohol en la infancia, y cómo no, el consumo. A esas edades la tolerancia debe ser cero», indicaron.
En Tuenti
Planes educativos contra el botellón

Emilio Parajón, Fernanda del Castillo, Abel Pérez e Inés Fernández, ayer, en la reunión semanal de la Escuela de Salud Comunitaria. :: CITOULA

Videos de Local
más videos [+]
Local


El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.