elcomercio.es
Viernes, 18 abril 2014
sol
Hoy 12 / 16 || Mañana 11 / 17 |
más información sobre el tiempo

Sociedad

Sexo en rebajas

'Polvos a 15 euros'. Las cifras dicen que los españoles son los más puteros de Europa, que gastan 50 millones al día en alterne, pero los clubes se vacían y las prostitutas ganan la mitad

13.11.11 - 02:42 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Ana tiene 32 esplendorosos años y unos ojazos negros tan tristes como chispeantes. Cuerpo espigado y tacones vertiginosos. Desde ahí arriba mira el mundo. El frío corta en la lujosa terraza del club El Romaní de Valencia. Entre estatuas griegas, fuentes y palmeras enanas, Ana se calienta las manos con el calor de un vaso de cartón lleno de expreso de máquina. El frío también aprieta por dentro. Su mirada se congela cuando echa la vista atrás. Añora a la familia que dejó en Rumanía para ganarse la vida vendiendo su cuerpo en España. Nadie la engañó. Sabía a lo que venía. Su mirada se torna amarga al revivir la cara del hombre que un día la amó, el mismo que se convirtió en exnovio al saber que ella estaba cada día en manos de otro, el mismo que se volvió a 'enamorar'. de su cuenta corriente. Su mirada también brilla de esperanza cuando echa un vistazo al frente. Y sueña: «Algún día quiero dejarlo. Casarme, tener hijos. Ser una persona normal.».
Ya dentro del club Romaní todo es ostentación. Serena, otros 32 esplendorosos años, es brasileña, morena, de ojos verdes azulados tan intensos que parecen lentillas y prostituta desde hace cinco meses. Pasa su mano sobre unas arrugas en la colcha de la cama redonda de una suite. Sesenta metros cuadrados de suelos de mármol, jarrones de porcelana, jacuzzi y terraza con vistas. Acepta ser fotografiada, aunque sin que aparezca su cara. «Mi familia cree que soy relaciones públicas». Pide 50 euros a cambio. «¡Estoy trabajando!». Ella no se acuesta con cualquiera. Elige a sus clientes. Juega la baza de sus 175 centímetros de despampanante estatura. Hasta 220 euros la hora. Pero no para de soñar. «No creo que tarde más de un año en dejarlo y volver a Brasil. Quiero retomar mis estudios de Empresariales, montar un negocio... ¡y no dejo de jugar al Euromillón!».
Ana y Serena son dos chicas normales, con aspiraciones normales, en un mundo que la gente no deja de ver como anormal. El del oficio más antiguo del mundo. Como dice Serena: «Existimos desde la época de Cristo». Un universo a menudo sórdido, furtivo y clandestino, pero no un mundo aparte. Ni una burbuja a salvo de la crisis. Hasta los instintos más primarios se apagan con los bolsillos vacíos. El fantasma del cierre y su reconversión en hotel o restaurante no cesa de sobrevolar El Romaní, el club más renombrado de Valencia y uno de los mayores de España. El rey de los lupanares junto a la A-7: en 20 kilómetros de autopista, en la entrada a Valencia desde Alicante, se concentran media docena de locales de alterne. Pero en El Romaní apenas hay hoy 20 chicas; hace un año eran 150. El freno de la inmigración también ha cerrado el grifo de las 'trabajadoras sexuales': el 90% de las prostitutas en España son extranjeras. Pasaron los tiempos en los que un sábado se vendían 1.500 entradas; hoy el dueño de El Romaní da brincos si son 100. «Los clientes apuran hasta los hielos de las copas. La gente no tiene la misma alegría para gastar», insiste un camarero. La caja ha caído un 60%, aunque no hay forma de saber cuánto facturan ahora.
De todas formas, las cifras que mueve el sector de la prostitución en España siguen siendo mareantes. Las fuentes oficiosas hablan de 50 millones de euros al día. 18.000 millones de euros al año. Porque en Europa bo hay país más golfo que España. Cuatro de cada diez españolitos se han ido alguna vez 'de putas' -el 39%, según las últimas cifras de la Unión Europea-. A años luz de Suecia (13%), Países Bajos (14%) o la cívica Suiza (19%). «El perfil no es el de jóvenes acuciados por la erupción hormonal», desmiente el estudio europeo. La mayoría, hombres de 30 a 55 años y con pareja. Más de la mitad, con hijos. «Pues que nos digan dónde se mueve ese dinero y esa gente, porque nosotros estamos paraditos...», lamentan desde la Asociación Nacional de Empresarios de Locales de Alterne (Anela). Dicen que hoy apenas funciona «bien» la zona de La Jonquera (Girona), sede del 'Paradise', el mayor puticlub de Europa, y de decenas de locales que jalonan de luces rojas la frontera.
Sin 'ruta del amor'
La sala de baile de El Romaní está desierta a media tarde. Huele a tapicería y suena música latina. Unas diez chicas se acodan hastiadas en la barra. Apenas dos clientes intiman en rincones velados. Ysin visos de que la jornada mejore. Afuera, la noche cae con seis coches en un aparcamiento con capacidad para decenas. «Si me pagas 2.000 euros, puedes fotos (sic)», suelta con boca afilada una nigeriana enorme, de piel de ébano y vestida con un corsé. La crisis aprieta. «El fin de semana, con las motos (Gran Premio de Cheste), la cola para subir a las habitaciones atravesaba la sala, pero ahora...», suspira otra prostituta. Aún así, sus 'sueldos' tampoco deslumbran. La rumana Ana confiesa llevarse 2.000 euros al mes. «Yo puedo ganar unos 4.000. No mucho...», musita Serena. Calderilla al lado de 'jornales' que hace poco eran de cinco cifras. Y no cotizan, no tienen paro, ni el horizonte convencional de una plácida jubilación. No tienen más que lo que se ganan sobre el colchón y esconden debajo.
Las redadas policiales también han dejado temblando a los puticlubes (945 en España, según los últimos censos de la Guardia Civil). Ya no brilla ni la 'ruta del amor'. Así se bautizó en 2009 a un tramo de la N-301, en Cuenca, entre Casas de los Pinos y El Provencio. Una decena de locales de alterne en diez kilómetros. 3.000 vecinos y 400 prostitutas. Dicen que los divorcios se dispararon. Hoy la mitad ha cerrado. Dos operaciones policiales acabaron con medio centenar de prostitutas y proxenetas apresados en un mes. En una de ellas participaron 120 agentes. Y ahora los neones apenas titilan. «Ellas no se meten con nadie, ni están por el pueblo. Si vas por la carretera, ves las luces. Y como digo yo: el que quiere entra y el que no, a casa con la parienta», resume Fulgencio, funcionario del Ayuntamiento de El Provencio.
Yeso que la presión policial ha bajado. Y mucho. «Antes había una 'ley tácita' de hacer una inspección de un local de alterne por semana. Ahora, las expulsiones han caído a la mitad». Lo confiesa a este periódico el mando de una Unidad Contra las Redes de Inmigración y Falsedades Documentales (Ucrif) de España. Lo que antes se llamaba Extranjería, una palabra hoy políticamente incorrecta. Pasó el 'boom' de las prostitutas de Europa del Este. La entrada en la UE de Bulgaria y Rumanía y la exención de visado para las chicas las liberó en parte de las garras de las mafias. La crisis ha reducido casi a cero la llegada de jóvenes sudamericanas. Pero el yugo de las redes sí continúa exprimiendo a las jóvenes subsaharianas. Se prostituyen en la calle, por un puñado de euros y atemorizadas por la 'magia negra' que los proxenetas usan con ellas:muñecos vudú que confeccionan con pelos púbicos de las chicas para amenazarlas con una muerte segura si se van de su lado.
Dos por uno
«Nuestro trabajo se centra ahora en pisos e internet», confiesa el policía. El sector tampoco es una excepción en una realidad repetida en otros ámbitos: China empieza a ser potencia. En Holanda e Italia, las jóvenes chinas ya son el colectivo extranjero más explotado. En España basta echar un vistazo a los anuncios de contactos. La oferta de 'orientales', 'japonesas' o 'masajes shiatsu con final feliz' se ha disparado. Aunque de 'japonesas' tengan poco más que los ojos rasgados... «El 90% son chinas y a menudo pinchamos en hueso al investigar si hay mafias detrás. Por su cultura, jamás denuncian ni delatan a nadie», lamenta el agente. Su arma, sus agresivas tarifas. Un 'completo' por 30 euros.
Los 'flyers' se agolpa en los limpiaparabrisas de los coches en las grandes ciudades. Sexo en rebajas. A 15 euros coito. Y dos por uno. 'Dos polvos, 60 euros'; 'dos chicas, 50 euros', rezan un par de anuncios. Con eslóganes directos o malsonantes: 'Hago todo lo que tu mujer no hace'.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Sexo en rebajas

Una prostituta del barrio del Raval de Barcelona saca varios preservativos de su bolso. :: VICENS GIMÉNEZ

Sexo en rebajas

Serena, en la suite de 60 metros cuadrados de El Romaní (Valencia). :: DAMIÁN TORRES



El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.