elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 14 / 21 || Mañana 15 / 24 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«Hay que potenciar al hombre de teatro que hay en Bellini»

Cultura

«Hay que potenciar al hombre de teatro que hay en Bellini»

05.12.11 - 02:37 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Aquiles Machado es un tenor venezolado formado entre Caracas y Madrid, y afincado en España. El Pollione de 'Norma' lleva en su repertorio cuatro años: ahora, lo trae a Oviedo en la producción que se estrena este jueves en el Teatro Campoamor. Es la penúltima ópera de la temporada. Su personaje, el procónsul romano en la Galia, es el enamorado de la protagonista, de la 'Norma' que encarna la norteamericana Sondra Radvanovsky.
Machado no se pierde en detalles técnicos y explica, con prudencia y amabilidad, cada referencia técnica que hace al mundo de la ópera, a su mundo. Aunque parece resultarle más atractivo, durante la charla en las tripas de un Teatro Campoamor silencioso, hablar sobre el esfuerzo psicológico al que se enfrentará esta semana que al vocal.
-Esta representación de 'Norma' es casi un concierto, con poca escenografía. ¿Cuál es el equilibrio dramático, aquí, entre música y actuación?
-Creo que tiene mucha potencia, y soy partidario de la recuperación de las esencias en escenificaciones casi vacías. Hay muchas cosas no dichas, implícitas en los personajes, complejos, víctimas de fanáticos de todo tipo. Son personajes marcados por los excesos. Tiene una gran carga de tragedia griega en el fondo de su concepción.
-Al desnudarla, al dejarla en los huesos y destilar su esencia, ¿qué queda?
-Creo que el mensaje es muy contemporáneo. Los conflictos se puede extrapolar con facilidad y hay que enseñar eso, proponer la reflexión al público aunque sea oscura y no muy evidente.
-¿No tiene miedo de ser muy exigente con el público? ¿Mantiene, en este caso, la ópera, esa esencia lúdica y espectacular que hemos visto en los últimos tres montajes de esta temporada?
-Pienso que la relación del espectador con la ópera debería ser distinta. No es hacer comedia, evidentemente, es un drama con todas las letras.
-A pesar de ese dramatismo, la partitura de Bellini no es en absoluto oscura u ominosa. ¿Seguiría siendo un drama de quitarle las partes vocales?
-Efectivamente, la música de Bellini es brillante, luminosa. Creo que es un error que se comete a veces: confundir este belcantismo con la sosería dramática. Yo creo que hay que potenciar al hombre de teatro que hay en Bellini. Es necesario aprender a leer detrás de esto: esa dramaticidad no es casual. Hay algo más que debe reivindicarse y que resulta muy interesante.
-No obstante es muy vocal: lo que se espera como agua de mayo es escuchar a la 'Norma' que ha confeccionado Sondra Radvanovsky y que, además, interpreta por primera vez. ¿Cómo encaja la parte vocal?
-¡No hay que despreciar la dramaticidad que hay en la vocalidad! Es el elemento expresivo visto como arma de teatro. Hay directores de escena que se preocupan en exceso por el cuchillo, por el vestuario, por cada detalle de la escenografía. Si dejan todo lo demás de lado, si no se preocupan por lo que transmiten las voces de los cantantes, empiezo a creer que no entienden bien la ópera.
-¿Es esta ópera todo lo exigente que se dice?
-La exigencia reside en que, como digo, tiene mucho de tragedia griega. El coro se comporta como un coro griego. El sueño premonitorio de mi personaje es el motor de la historia. En la música también hay unos tempos lentos, de una intensidad que también es casi griega. Por último, creo que el pilar fundamental de 'Norma' es el psicológico.
-¿Cómo prepara un papel así?
-Una vez hecha la investigación previa, creo que lo importante es el proceso. Ya que, en gran medida, 'Norma' depende de cómo interactúen los personajes, depende de cómo se haya decidido montar, de cómo respire el equipo.
-¿Es eso más extenuante que en otros casos?
-Pollione es un papel muy exigente interpretativamente. Corres el riesgo de que tu personaje pase desapercibido. Pero Norma se enfrenta a un proceso mucho más complejo. Construir un rol así es construir todo un monumento, es el mayor de los retos, pero creo que Sondra Radvanovsky ha hecho un trabajo excepcional.
-Este es uno de los montajes que más rápido se han hecho esta temporada. ¿Es muy difícil?
-Ha sido un montaje exprés, sí, pero es algo cada vez más frecuente en la ópera. Con los tiempos que corren, hay que trabajar mucho y moverse rápido.
-¿No le supone dificultades?
-Suelo decir que es un 'trabajo Fórmula 1'. Y eso es algo que marca la gestión de este trabajo: andar por todo el mundo, lidiar con el jet-lag... Así todo, la ópera es algo que se puede y que se debe vivir. Siempre con el máximo respeto para con el público y para con el resto del equipo. Si uno solo falla, todo el trabajo se derrumba: es la gran responsabilidad de todos, pero también la alegría compartida cuando sale bien.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
«Hay que potenciar al hombre de teatro que hay en Bellini»

Aquiles Machado, durante los ensayos de 'Norma'. :: MARIO ROJAS



El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.