elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 15 / 17 || Mañana 14 / 19 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
¿Para qué sirve una novela?

OPINIÓN ARTICULOS

¿Para qué sirve una novela?

Las novelas hay que leerlas aplicando a partes iguales corazón y cabeza (como la vida misma)

26.02.12 - 02:40 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Si hay un debate recurrente es el relativo al del fin de la novela. Miren, yo, desde mi ignorancia y en mi condición de lector de literatura, creo que es imposible que la novela desaparezca. Desde que el hombre es hombre, hemos tenido afán de narrar y hambre de relatos. La imposibilidad de explicarlo todo, incluso de explicarnos lo más evidente, nos sume en un permanente desasosiego que solo la imaginación es capaz de apaciguar. El ser humano necesita narrar de alguna manera lo que le rodea, lo que siente, necesita contar historias porque sólo así es capaz de acallar sus miedos, desentrañar los misterios que le asuelan en un universo demasiado grande como para abarcarlo y pensarlo. El ser humano es ante todo relato. Somos relato. Nos tienen que contar la vida y las cosas, incluso la nuestra. ¿Acaso las grandes filosofías o las grandes religiones no son otra cosa que elaboradísimos relatos que tratan de explicar nuestra existencia en este inmenso cosmos?
Decía Nabokov que las grandes novelas no nos ensañarán nada que podamos aplicar a las cuestiones de la vida cotidiana. Es cierto. Una novela no me ayudará a pagar la hipoteca o a mejorar en mi trabajo. Sin embargo, en las novelas que leemos buscamos respuestas, siempre buscamos respuestas. Uno lee ávido lo que otro narra porque en ese discurrir de palabras tenemos el anhelo de hallar la explicación de lo que nos ocurre, la respuesta a nuestras inquietudes; buscamos una guía para nuestra conducta. Para muchos, nuestra educación sentimental, nuestras afinidades selectivas, nuestro código moral lo hemos formado sumidos en el torrente de los grandes relatos. Pero también en el de los mínimos, incluso minúsculos. Yo he entendido mejor la pasión, el amor, el odio, el desdén, el coraje, la desesperanza, la ilusión, la belleza. la vida, al ser humano, leyendo novelas. Sí, es cierto que la vida no es una novela, no es un relato. Pero no se equivoquen. No digo que la literatura, y en particular la novela, pueda sustituir a la vida. Y no deja de ser un tropiezo emocional o psicológico confundir la vida con la novela y creer que aquélla solo es ésta. Vivir no es leer. Lo que trato de decir es que leer también es vivir. Aunque, como dijo Vargas Llosa, leer nos haga tristes. Porque es verdad que la novela en su mayoría siempre nos deja un regusto amargo. Pero es que las novelas, las buenas novelas, tratan siempre de cuestiones espinosas, de situaciones duras, de emociones.. Justo por eso son tan instructivas, porque hablan de nuestros demonios, de nuestras sombras, de nuestras debilidades, y nos dicen en las voces de sus personajes qué sucede si sucumbimos a ese reverso tenebroso de lo que sentimos, o qué sucede si somos capaces de resistirnos a nuestros impulsos.
Las novelas hay que leerlas aplicando a partes iguales corazón y cabeza (como la vida misma). Hay que sentir cada línea en nuestro corazón, para repasarla con nuestra cabeza y encontrar en ella la respuesta que consciente o inconscientemente buscamos. Leer nos es vivir, pero vivimos mejor si leemos. No creo que leer nos haga tristes, leer nos hace sabios y fuertes porque acumulamos los relatos que otros nos narran para permitirnos experimentar muchas vidas de las que aprender.
No, la novela no morirá. Cambiará su forma de expresión, como ha cambiado a lo largo de la historia. Pero nuestra necesidad de explicarnos y explicar, de entender, comprender y hallar respuestas mantendrán viva la necesidad humana de que nos cuenten cuentos.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti


El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.