elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 15 / 22 || Mañana 12 / 17 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
La restauracion de los vigías de Somió

GIJÓN

La restauracion de los vigías de Somió

Más de sesenta años de abandono no han podido con la solidez de los silos de la granja de la Laboral. Ahora están siendo rehabilitados

25.03.12 - 09:56 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Fueron concebidos como el eje de un centro modelo en la explotación agraria, ligado al macroproyecto de la Universidad Laboral. Los alumnos del centro universitario tendrían garantizado su sustento e, incluso, se hablaba de la venta de posibles excedentes de producción. Allí, en terreno de la parroquia de Somio, pero muy cerca de la linde con Cabueñes, se levantaron los ocho enormes silos que estaban pensados para garantizar, vía piensos y fertilizantes, el alimento de centenares de animales, uno de los puntales de toda aquella cadena alimentaria. Se pensaba en nada menos que 250 vacas, 450 cerdos y un enorme gallinero «dotado con los últimos adelantos», como reza en una publicación interna de la época. En la mente de los diseñadores de la Laboral estaba esta denominada, por entonces, 'granja agronómica', en la que no faltaba, al menos en los papeles, de nada. Establos, cámaras 'cimotérmicas', cochiqueras y, cómo no, silos de forraje. La fantasía chocó más tarde con la realidad de la falta de fondos. Así todo, pasaron muchos años. Los suficientes para que en 1948 empezarán las obras de los silos que, dos años después, estaban casi totalmente construidos.

Tal era la importancia que las autoridades de entonces daban a este proyecto de granja que las obras de la Laboral empezaron por esta zona exterior, por los mencionados silos. Abundantes testimonios gráficos refrendan la imagen de una Universidad Laboral en obras, mientras los silos ya mostraban su imagen en la distancia. Nunca fueron utilizados. Ahora, casi sesenta y cuatro años después, aquellas estructuras que fueron víctimas del olvido, testigos mudos del paso del tiempo, de la transformación del todo su entorno, volverán a 'tener vida'.
Su uso ha quedado ligado, decenios después de su construcción, también a proyectos de últimas tecnologías, cosas del destino, en este caso dentro del sector médico quirúrgico. La empresa MBA, asentada en Gijón desde hace 25 años, ha apostado por recuperarlos y convertirlos en su sede corporativa, situada ahora en los bajos del edificio Continental. Una operación de estética que llama la atención tanto por lo imaginativo de las soluciones a los espacios como por el respeto a todo un entorno que forma parte de la historia de la ciudad. Los silos viejos volverán a estar en la elite de la innovación.
Trabajo y productividad
Recuperando la historia, el simbólico día 1 de abril de 1948, fecha en la que el régimen franquista conmemoraba el 'día de la victoria', se iniciaban las obras de la granja de la Universidad Laboral de Gijón. Tres años después, en 1951, se aseguraba que la primera parte estaba ya terminada, y la segunda, la industrial, con 65.000 metros cuadrados, estaba en «avanzada ejecución». Ambas tenían dos «misiones paralelas; la de servir de escuela de agricultores y ganaderos y la de subvenir al sostenimiento de la Fundación».
De todas formas, incluso en la información oficial de la época, ya se preveían nubarrones en su futuro matenimiento. «El problema grave de esta clase de instituciones no lo constituye su construcción ni su dotación básica, sino su sostenimiento para el futuro. El viejo sistema de crear un capital fundacional cada vez sirve de menos dentro de las fluctuaciones de la economía moderna. Las rentas, que en el momento de la fundación parecen gigantescas, pueden transformarse a los pocos años en misérrimas y una obra de este volumen puede derrumbarse».
El texto de esta publicación del Régimen parecía interpretar, de verdad, su futuro. Para luchar contra ese destino, planteaba el trabajo y la productividad tanto en los talleres como en la tierra, como salidas de futuro e, incluso, se hablaba de excedentes que podrían venderse. Allí estaban los ocho grandes silos para contribuir a ese proyecto a medio camino entre la empresa y la enseñanza que nunca llegó a llevarse a cabo. Trescientas hectáreas de terreno llano que se acabaron reciclando, en parte, en campos de fútbol, por los que pasaron a hacer deporte muchas generaciones de gijoneses hasta que, poco a poco, los avatares políticos los hicieron desaparecer. El resto, edificios que han tenido diferentes usos. Desde instituto hasta la Universidad de Educación a Distancia, entre otros. Ahora, redescubierto en entorno para la innovación, las viejas construcciones han vuelto, como los silos, a recuperar sus antiguos laureles.
Esta nueva imagen de los viejos almacenes viene ligada, como se apuntaba con anterioridad, a una empresa gijonesa, MBA, líder en el sector de la tecnología médico-quirúrgica. Todo empezó hace unos tres años, de forma casi casual. Así lo explicó a EL COMERCIO el director de relaciones corporativas de la empresa, Ignacio López-Aranguren. «Nuestro consejero delegado, Ignacio Álvarez Vallina, que vive en la misma zona, vio las edificaciones y pensó que allí podíamos llevar nuestra sede corporativa», comentaba López-Aranguren. Pero fue como un pálpito y la maquinaria ya no se paró. Desde la empresa se solicitó a un arquitecto un primer boceto de cómo podrían ser los usos y, casi sin darse cuenta, ya tenían sobre la mesa un crédito de tres millones de euros del Ministerio de Ciencia e Innovación para llevar adelante la obra. «Eso fue un espaldarazo definitivo, pero también nos animó que esté muy cerca la sede de Prodintec, de la que somos patronos. El Principado cedió los edificios al Ayuntamiento y luego, a través de un concurso, nos los adjudicamos en régimen de concesión», señaló el directivo.
MBA es una empresa asturiana, asentada en Gijón desde 1987 y que en la actualidad tiene 80 trabajadores. Trabaja en la distribución de productos hospitalarios que importan, en su mayor parte, de Estados Unidos y diferentes países europeos, y les aportan su valor añadido, su certificado de calidad, y que tiene acuerdos de colaboración tanto con Prodintec como con la Universidad de Oviedo.
Cuatro silos en espera
La decisión estaba tomada. A partir de ahí, una inversión de cuatro millones de euros esperaba la reforma del emblemático lugar, al mismo costado de la avenida de la Pecuaria. Se encargo la obra a Sedes, que la entregará en julio y el traslado se llevará a cabo a mediados de setiembre.
Pero antes, no son pocas las anécdotas con las que se han encontrado en la vieja instalación. Para empezar, ¿quién tenía las llaves? Al final, aparecieron en la Uned. Pero es que dentro de los silos había centenares de murciélagos. Fueron demasiados años de abandono total. De momento, MBA utilizará los cuatro silos que dan más al sur, al costado de la avenida de la Pecuaria. Los otros cuatro serán adecentados, pero quedarán a la espera de un uso futuro. Sitio hay de sobra, porque hay unos 1.000 metros cuadrados en el espacio entre silos. Pero en las torres habrá despachos, de 18,6 metros cuadrados, ascensor y servicios.
No es fácil imaginarse lo que pensarían de este proyecto quienes lo proyectaron hace setenta años. Eso si, la obra de MBA respetará no sólo la estructura de las viejas torres, sino también la filosofía de un proyecto innovador, como era el de entonces, pero ahora con aportes de I+D+i.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
La restauracion de los vigías de Somió

Historia. Secuencia en imágenes de la construcción de los silos de la granja agrícola y ganadera de la Laboral, que comenzaron en 1948 y concluyeron dos años después, cuando el edificio central se encontraba en plenas obras. :: E. C.

La restauracion de los vigías de Somió

Recreación infográfica de cómo quedará la nueva fachada de los silos, habilitada como sede de la empresa MBA, en su fachada a la avenida de la Pecuaria.

La restauracion de los vigías de Somió
La restauracion de los vigías de Somió
La restauracion de los vigías de Somió

Imagen aérea de los ocho silos de la granja de la Universidad Laboral. De momento, serán ocupados los cuatro de la parte superior. Los más cercanos quedarán dispuestos para necesidades futuras :: MBA

Videos de Local
más videos [+]
Local


El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.