elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 12 / 17 || Mañana 11 / 15 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«Mi madre queda llorando cada vez que subo al avión»

asturianos en la diáspora

«Mi madre queda llorando cada vez que subo al avión»

«Es mucho más fácil marchar al extranjero si sabes que en casa te espera siempre un platín de fabes»

02.06.12 - 00:06 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Los asturianos de allende Pajares tienen un secreto a voces: «Es mucho más fácil marchar al extranjero si sabes que en casa te espera siempre un platín de fabes. Y yo, cada vez que voy, me pongo de fabada a reventar». Lo revela en exclusiva Noelia López, sierense de La Secada, 38 años, quince de ellos en la capital del Reino Unido. Es lo que esta economista llama «una opción gratuita». O lo que es lo mismo: «Que, cuando tienes detrás a una familia que te quier mucho, como ye el mi casu, tienes muchas más armas para asumir riesgos, porque sabes que ellos te van a recoger de vuelta con los brazos abiertos si las cosas van mal en cualquier momento».
Y eso, a pesar de que a esta mujer que alterna el asturiano con la lengua de Shakespeare sin despeinarse le costó «aceptar que también era emigrante», que no estaba «de paso» por Londres, como quien marcha de fin de semana a ver llover sobre el Big Ben. Que se disponía a empezar una vida nueva, la suya, lejos de su madre, Maruja, y de sus dos hermanos mayores, chico y chica, «mucho más tradicionales, tranquilinos».
Ella no. Ella es un alma «inquieta» que no le recomienda hacer las maletas a «nadie que quiera casase con el vecín y estar cerca de la casina de mama y comer caliente todos los días». Pero, cuando acabó Administración y Dirección de Empresas en Oviedo y se fue a «estudiar un poco de inglés y de mejorar un poco el currículum» con una amiga por tres meses, todavía no lo sabía.
En aquella época, se pudo a trabajar en un pub. Y en aquel pub empezó a ver mundo, porque «en un sólo día podía hablar con gente de diez países distintos. Una cosa que, en La Secada, claro, no pasaba». Y empezó «a disfrutar con un montón de experiencias vitales muy enriquecedoras que en España no hubiera llegado a tener nunca». Por ejemplo, sus viajes, la multiculturalidad: «Todos los europeos viajan muchísimo. Menos los españoles. Aquí, es raro no encontrar a alguien que no se haya ido de mochilero nada más terminar los estudios, con 25 años ya es tarde».
Claro, que hay una segunda verdad reservada para iniciados de la diáspora que a Noelia tampoco se le escapa: «Soy muy feliz aquí, pero en la vida ye muy difícil tenelo todo».
Así que, después de conseguir un buen empleo en banca y de cumplir seis años con su novio, un neozelandés que «ya es como de la familia» , devoto como ella de El Carmín de La Pola, empezó también a extrañar «cosinas» y a reunirse con la gente de Asturianos en Londres (ASLON). «Pa tomar unos copines, hablar de lo mucho que echamos de menos Asturies y acordanos de la gaita y la sidrina y de la fiesta de tal pueblu o del otru».
Así es como esta tamboritera que cambió el tambor por el bongó después de formar pareja con su hermana, «gaitera mayor de Asturies haz muchu tiempu», y de actuar con los grupos folclóricos de Collao y El Berrón, vuelve a tocar «si pinta» en tierra inglesa y regresa cada vez que puede a «disfrutar de la familia y los amigos» que le «llenan el corazón». La que no lo lleva sigue siendo su madre, Maruja, que «empezó a llorar» viéndola marchar «mundo alante» y «tovía no paró»: «Ella queda llorando cada vez que subo al avión».
En Tuenti
«Mi madre queda llorando cada vez que subo al avión»

Noelia López, en Londres, donde reside desde hace quince años.



El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.