elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
llovizna
Hoy 18 / 19 || Mañana 15 / 18 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«¿Por qué servimos fuera y en España no?»

Ultima

«¿Por qué servimos fuera y en España no?»

Tras pasar por la Agencia Espacial Europea, Arancha Domínguez Casas desarrolla satélites para todo el mundo

16.06.12 - 01:01 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El director de la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón habla de ella como «un cerebro» y no exagera: Arancha Domínguez Casas (ovetense, 27 años) es una de las alumnas más aventajadas del centro gijonés, aunque lleva un año y diez meses en Holanda tras estudiar Ingeniería de Telecomunicación con especialización en la rama de comunicaciones, titulación que coronó con un año de Erasmus en Grenoble (Francia) que le «cambió la vida» después darse cuenta «de lo pequeño que era el mundo en el que vivía» hasta entonces y de conocer a Jan, berlinés y su pareja desde entonces.
El siguiente paso en su fulgurante trayectoria tuvo lugar en 2008, «cuando la crisis todavía no era un problema» y sus compañeros de promoción «empezaban a trabajar». Arancha no. Ella quería continuar con su carrera académica y, «tras conocer al profesor Yuri Álvarez, que es ahora un buen amigo», decidió comenzar su doctorado, «ya que en ese momento acababan de empezar un proyecto dedicado a técnicas de imaging a la frecuencia de terahercios», cuenta. Para los no iniciados: «Técnicas cuyas aplicaciones van desde la seguridad, como los nuevos escáneres que se están empezando a utilizar en los aeropuertos, hasta la detección de tumores, con la ventaja de que utilizan una radiación que no es perjudicial para la salud, al contrario de lo que ocurre con los rayos X».
Dicho y hecho. «Con el apoyo del catedrático del área Fernando Las Heras, me concedieron una ayuda predoctoral dentro del programa Severo Ochoa y empecé el máster y el doctorado interuniversitario en Tecnologías de la Información y Comunicaciones en Redes Móviles», cuenta.
Pero no fue hasta diciembre de 2010 cuando decidió intentar algo que llevaba tiempo rondándole la cabeza: solicitar un puesto en la Agencia Espacial Europea dentro del programa Young Graduate Trainee (YGT). Y allá fue: en marzo hizo la entrevista. Se enfrentaban tres candidatos y venció: «Les gustó la experiencia que había ganado en la Universidad, la especialización en medida de antenas, y en junio me dijeron que si podía empezar en julio, así que llené el coche y me puse rumbo a Holanda. No tenia casa ni conocía a nadie, pero me dijeron que en la Agencia nos ayudarían con todos los trámites. Sólo sabía que viviría en Leiden Noordwijk».
Y, como la fortuna suele aliarse con los valientes, cuando llegó se encontró «con un grupo de 20 jóvenes de todos los países que empezaban al mismo tiempo en diferentes departamentos» para vivir, junto a ellos, «una experiencia inolvidable».
Pero las tornas viraron. «Cuando el proyecto iba llegando a su fin, las cosas en la Agencia también se estaban complicando. Empezaron a aplicar medidas de austeridad, contrataban menos gente y los que lo conseguían contaban con varios años de experiencia, así que la opción de quedarme allí era difícil. Me tocaba entonces decidir si empezar a buscar trabajo en España o seguir en Holanda, porque mi novio también había encontrado un buen trabajo». Probó las dos opciones y empezó a mandar currículos antes del verano de 2011.
Ninguna respuesta interesante desde España. Propuesta interesante desde Holanda. «Tuve una entrevista en la empresa ISIS Innovative Solutions in Space, dedicada al desarrollo de Cubesats, satélites en forma de cubo de 10 centímetros de arista» y allí trabaja hoy como ingeniera de radiofrecuencia junto a más de 40 empleados de 15 nacionalidades con una media de edad de 30 años. Sus principales clientes son «Universidades de todo el mundo». Porque, subraya, «si en algo destacan los holandeses es en su capacidad para hacer negocios y buscar mercados».
La parte «menos positiva» es que el 42% de su sueldo se va en impuestos o que el seguro médico es privado, pero se siente afortunada. Sin embargo, sigue habiendo preguntas orbitando en su cabeza: «¿Por qué los españoles valemos fuera y en España no? ¿Qué hacemos mal? ¿Qué hace mal el Gobierno?».
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
«¿Por qué servimos fuera y en España no?»

Arancha Domínguez celebra la llegada de la primavera en Holanda rodeada de tulipanes rojos y gualdas.



El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.