elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
lluvia
Hoy 7 / 13 || Mañana 6 / 11 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«Es fácil vivir en Brasil si sales con tiempo de casa»

GIJÓN

«Es fácil vivir en Brasil si sales con tiempo de casa»

El gijonés Rubén Figaredo llegó a Natal en 2010 para dar clases en la Universidad

18.08.12 - 02:38 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
En su casa no hay ni una manta ni un jersey. Son absolutamente innecesarios en verano y en invierno. Claro que en medio del paraíso brasileño, Rubén Figaredo (Gijón, 1963) vive momentos en los que «me pongo enfático y me tomaría un vaso de agua del río Piles», hay instantes en los que mataría por pasear por el Muro y «no hay ni Muro ni parrochas ni sidra». Escritor, historiados y musicólogo, en 2010 hizo el petate y se fue a la Universidad de Natal. Allí ha dado clases de creatividad musical, de historia del arte comporáneo, de dramaturgia, de fotografía, de escena... Hasta dirige un taller de flamenco. Allí ha descubierto un país rico en muchísimos sentidos y la experiencia de la emigración le ha servido incluso para conocer mejor el suyo propio. «Cuando estoy en Gijón me descubro mirando los edificios como si fuera un extranjero», confiesa.
Se fue -«tampoco esperes que te cuente la verdad»- porque después de conseguir su título de doctor en la Universidad de Oviedo estaba trabajando en una orquesta de baile y decidió probar fortuna fuera. Planteó una propuesta a la Universidad de Natal y se fue de buenas a primeras sin hablar una sola palabra de portugués. Justo en ese momento se le reveló como un mazazo uno de los grandes contras de Brasil: la burocracia al estilo nórdico que le tuvo cuatro meses sin cobrar. Aprendió -aún no del todo- a acompasarse al ritmo tropical, a esperar una hora por el autobús -«a eso todavía no estoy acostumbrado»-, a vivir en una batalla continua que, al fin y al cabo, merece la pena experimentar, entre otras cosas, «porque un profesional tiene que estar donde es útil». Y Rubén, en sus clases, se siente útil y alejado de las trabas y la endogamia que critica en la Universidad de Oviedo.
Útil y feliz de descubrir un mundo en el que «el fútbol es una mezcla entre religión y vicio» que hace que los jóvenes se junten en un local y acumulen cervezas para ver partidos sin tregua, que hizo que incluso llegaran a pararle por la calle para preguntar por la polémica Preciado-Mourinho. «Eso sí, el día que el Sporting ganó al Real Madrid yo me puse la camiseta y salí a invitar a todo el mundo».
Confiesa que es cierto que se siente más la asturianía en la distancia que en la cercanía, que Asturias se ve de otra forma, por mucho que esté presente en su día a día de forma casi compulsiva. «Yo sigo más la actualidad que cuando estaba allí. Me lanzo cada mañana a la web de ELCOMERCIO».
La distancia le hace añorar por encima de todo a su madre y a su hija y descubrir que «si pudiéramos traer una lata de fabes, podríamos mover el mundo», que las posibilidades de negocio existen, aunque la burocracia lo complica todo enormemente. El caso es que él no se lleva facturada en el avión una lata de fabes. Se lleva más. «Es un problema, porque si te pillan te lo quitan, pero siempre me llevo fabada escondida entre los calzoncillos. Y cuando la hago, la gente alucina».
Sin embargo, pese a compartir gustos culinarios -el plato nacional es la freijoada- Asturias no les suena a los brasileños ni de lejos. Sí conocen a Villa o Alonso, pero ignoran por completo su origen. Y por mucho que varios de sus compatriotas hayan recibido el Premio Príncipe de Asturias, tampoco reconocen ni el galardón ni a los futuros Reyes. Entre el pueblo llano, somos unos desconocidos; para los intelectuales de la Universidad, unos guerreros. «Siempre hablan de nuestra belicosidad».
Sea como fuere, Rubén Figaredo no descarta volver a casa, pero de momento continúa al otro lado del charco sine die: «Es fácil vivir en Brasil si sales con tiempo de casa».
En Tuenti
«Es fácil vivir en Brasil si sales con tiempo de casa»

Rubén Figaredo descansa en una hamaca en Natal, en lugar en el que vive desde 2010. :: E. C.

Videos de Local
más videos [+]
Local


El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.